Mar 14 2018

Enfoques cooperativos, Hoy: Las cooperativas… ¿han dejado de construir el hombre cooperativo?

Por José Yorg, el cooperario.

 

 

“Como Gide, y como Jaures, Poisson subraya el papel histórico de las fuerzas morales:   “La república cooperativa no puede resultar más que del esfuerzo de los hombres”  (Paul Lambert)                                                                                                     

 

 
Sabemos que el título de este artículo es alarmante, y debe serlo para convocar a una profunda reflexión sobre lo planteado. ¿Es positiva la respuesta o es negativa?

No recurriremos a datos o estadísticas para sostener cuanto está en discusión, baste ser sinceros y corroboraremos que abundan  administradores y burócratas, sin embargo, nos interrogamos: ¿Qué hay respecto a la existencia de  líderes o conductores estrategos cooperativos que evidencien las cualidades del “hombre cooperativo”?

¿Y cuáles son esas cualidades? Recurramos a unos de los hombres que más estudió e indagó este asunto: Georges Lasserre.

Georges Lasserre (1902- 1985), suizo de origen y francés de adopción, economista y profesor, autor de una tesis en la Facultad de Ciencias Económicas que encaró los “Obstáculos para el desarrollo del movimiento cooperativo”, posteriormente sería un libro.

Allí, en el párrafo anterior tenemos una primera aproximación en ese importante texto “Obstáculos para el desarrollo del movimiento cooperativo”, en él podemos auscultar, sin tiempo y espacio, elementos negativos de carácter externo e interno para el anhelado desarrollo cooperativo.

Externas son las dificultades que bien nos señala Paul Lambert en su libro La Doctrina cooperativa, cuando refiere  “En cuanto a Gide, era víctima de una curiosa ilusión: la de creer que podía comprometerse en una acción para abolir el lucro, sin esperar la resistencia y la lucha de la clase social que vive del lucro”.Agreguemos que las cooperativas aniquilan el lucro a partir del mecanismo de distribución proporcional de los excedentes a sus asociados.

Volvamos a Georges Lasserre, en especial en su carácter de investigador y autor sobre la moral cooperativa del  hombre cooperativo cuando alude que “La moral cooperativa no es solamente un sistema social de comportamiento tendiente a establecer mejores relaciones entre los individuos mediante la imposición de reglas y deberes básicos para las empresas cooperativas. También significa un sistema personal de comportamiento que determina los deberes y acciones que deberían llevar a cabo los individuos en pro de sus cooperativas”.

“La gran mayoría de los fracasos en el movimiento cooperativo han sido causados por la falta de cualidades necesarias en los individuos; no sólo la falta de capacidad  individual y de competencia profesional en el cumplimiento de sus funciones, sino la falta de calidad moral, que es lo que aquí nos interesa”.

Nos interroga también Lasserre: ¿Estamos listos a convertirnos en individuos que sostienen, porque lo han vivido, que es posible cambiar, y que caminan por el sendero de una constante revolución personal, sabiendo que de esta forma contribuyen a una nueva sociedad fraternal, justa y libre?

Estamos, así lo confirman numerosos estudiosos, ante un mundo globalizado neoliberal rapaz que ha atacado con astucia y empeño la moral social y cooperativa, y por tanto, ha desatado una disputa de ideas, de ideales, poniendo en serio cuestionamiento sobre la posibilidad de cambiar el estado de cosas injustas y desiguales. Las cooperativas, el movimiento cooperativo, no pueden permanecer ajenas a esta disputa, so pena de colaborar con su propia extinción.

Como siempre, para construir un mejor mundo, se requieren de hombres y mujeres con nuevas y  renovadas conciencias constructivas, se requiere de hombres y mujeres construidos ahora, en la moral cooperativa.

¡En la fraternidad, un abrazo cooperativo!

Enlace permanente a este artículo: http://ellibertadorenlinea.com.ar/2018/03/14/enfoques-cooperativos-hoy-las-cooperativas-han-dejado-de-construir-el-hombre-cooperativo/