«

»

Nov 08 2017

Imprimir esta Entrada

MILAGRO SALA: MÁS QUE UN PROBLEMA POLÍTICO ES UN ODIO DE CLASE

Por REDCOM

El laboratorio de terrorismo de estado que se inició en Jujuy durante los primeros días del año 2016, no tiene plazos pero sí objetivos. Los tormentos contra Milagro Sala buscan el escarmiento de quienes se atreven a enfrentar a los poderes fácticos, pero también el disciplinamiento social y político para evitar todo atisbo de esperanza y rebeldía.

A esto se agrega el odio de clase, y la singular posición del Neo Dictador Morales, cuya transparencia vengativa excede el marco de la lucha de clases, denotando una implicación personal sobre la cual no se disponen de elementos para saber acerca de su determinación, pero sobran datos duros de actos de persecución y desprecio para certificar su existencia.

En el marco de este laboratorio jujeño, hoy proyectado a la esfera nacional,  se produce un complejo entramado de vejaciones, tormentos físicos, escenas de muerte e indefensión, violencias psicológicas, difamaciones, campañas de desprestigio, humillaciones, hostigamiento a familiares y amigos, orquestadas por el gobernador jujeño. Es, la lógica de un objetivo más siniestro que la búsqueda de la muerte de Milagro. La desconstrucción de la subjetividad y la renuncia a su identidad.

Frente a esta perversa realidad, Milagro Sala, la enfrenta desde su digna posición cotidiana que da cuenta de la elección de la autopreservación sin renunciar a la autoconservación de la vida.


Milagro Sala le dió una entrevista en la Cárcel de Alto Comedero-Jujuy a la escritora Silvina Guzmán Suarez
. En ella describe cómo el gobierno de Gerardo Morales cada vez está avanzando más. Desde llenarla de causas, en un primera fase, hasta afectarle su salud en el plano psicológico. Ahondando, también, en el maltrato y la humillación que ha sufrido, que sufre, y que seguirá sufriendo hasta que alguien le ponga un freno al perverso Morales.

Silvina Guzmán Suarez: – ¿Qué siente hoy Milagro volviendo nuevamente a este Penal? ¿Cómo ve el futuro?


Milagro Sala:
Impotencia. Bronca. Indignación. Eso es lo que siento. Además mis hijos están tristes, mis nietos están tristes. Mi familia está triste, mi marido, los compañeros están tristes, la militancia está triste. Para mí la familia más grande es la Militancia. Esos compañeros que militan las veinticuatro horas del día por la libertad nuestra. Pero no sólo los de aquí, de Jujuy sino de toda la Argentina, los compañeros de Latinoamérica, todos aquellos que han armado Comités en Italia, España, Alemania, Francia, Bélgica, Polonia, etc.

Pienso que estos tipos están demasiado cebados y creen que nadie va a hacer nada por nosotros.


S.G.S: – ¿Cómo encontraste a las compañeras en la cárcel?

M.S: Las encontré en un estado deplorable. Muy mal. Cuando me trasladaron a la otra cárcel, a mis compañeras las comenzaron a hostigarlas, les hacían sentir que ya nadie las iba a proteger, las amenazaban con que las iban a llevar a la comisaría, que las iban a meter en el chancho. El hostigamiento fue continuo.

Los compañeros militantes que las venían a ver les hacían saber de que ellas no estaban solas, sino acompañadas por muchos compas y por quien les habla. Sabemos que esto es una cuestión política, pero el apriete que le han hecho a las compañeras es algo horrible

S.G.S: – ¿Cómo te están tratando ahora?

M.S: – El gobierno de Gerardo Morales cada vez está avanzando más. Antes era llenarme de causas, ahora entró en afectarme mi salud, en el aspecto psicológico. A medida que va pasando el tiempo, y como nadie hace nada en contra de él, consigue el efecto deseado. En este caso afectar mi salud.

Cuando digo nadie, no es por la militancia, porque hay muchos compañeros militantes que están dejando todo para que nosotros salgamos en libertad. Me refiero a nadie de la justicia. Aquí en Jujuy es como si no hubiese jueces, fiscales y los que gobiernan son los parientes. A la justicia la ves pasar.

 


Gerardo Morales y el laboratorio de terrorismo de estado que se inició en Jujuy durante los primeros días del año 2016, no tiene plazos pero sí objetivos, obvio. Los tormentos contra Milagro Sala buscan el escarmiento de quienes se atreven a enfrentar a los poderes fácticos, pero también el disciplinamiento social y político para evitar todo atisbo de esperanza y rebeldía.

Mira, se hizo un juicio esta semana donde condenaron a Mirta Guerrero a tres años y tres meses. ¿Quién es el que la condena? El fiscal. ¿Quién es el fiscal? Cuellar. ¿Quién es Cuellar? Familia de Gerardo Morales. Es decir, que la familia de Morales es quien nos acusa y quien nos condena. Pero además esa misma familia es la que aprieta a distintas personas para que nos acusen a cambio de entregarle, por ejemplo, una Cooperativa o darle plata.

Esto es lo que estamos viviendo hoy en Jujuy. No tenemos garantías. No tengo garantizada la posibilidad de curarme. Esto, más que un problema político es un odio de Clase.

Es por todo esto que pido justicia por Santiago Maldonado, por aquellos compañeros que sufrieron golpes y atropellos, por parte de la policía, y que no son visibilizados en la prensa.

S.G.S: – ¿Cuál ha sido el motivo para golpear a un vidrio?

M.S: Hay un audio que el gobierno de la provincia de Jujuy está viralizando por todos lados donde yo me pongo a putear al gobierno de Jujuy, a los jueces, a los fiscales, y a la misma policía que también me sacó. Muchos comenzaron a decir qué atrevida, qué grosera que es Milagro Sala, cómo le va a hablar así a la fuerza de seguridad.

Ahora bien, ellos se fijan en esto pero no se fijan en el maltrato y la humillación que he sufrido delante de mi familia cuando me sacaban por la fuerza en pijama
. La humillación que uno sufre cuando pide autorización para poder ir al médico y me la niegan. Este fue uno de los motivos por el cual le he pegado una piña a un vidrio y me he lesionado.

A su vez, todo esto de quererme poner una mordaza en la boca, de quererme hacer callar, es simplemente porque me tienen miedo. Me tienen miedo no porque les vaya a pegar una paliza a algunos, sino porque saben que quien les habla les va a denunciar en todo momento de todos los grandes negocios que vienen haciendo. Así como Macri viene haciendo negocios para su familia, aquí también, Gerardo Morales, está haciendo negocios para todos ellos.

Todas estas cuestiones que uno ve y le indigna de la manera que nos están trapeando, de la manera que nos están vaciando, nos tienen que llevar a reflexionar a todos los argentinos de que quienes nos están faltando al respeto, quienes son groseros, son ellos. Nadie ha visto por mí cuando me basureaban, cuando me inventaban causas, cuando me atropellaban, cuando me humillaban… repito incansablemente las palabras atropello y humillación porque es lo que constantemente me están haciendo, al igual que a mis propias compañeras.

Ellos salieron a decir: “claro le pegó una piña, es una violenta”, y a mí me gustaría que cada uno de ellos o cualquiera de sus familiares estén en el cuero mío. Ellos, que tanto hablan sobre el respeto a las leyes, a la justicia, no están respetando nada, nada, nada.

Hoy la justicia le corresponde a Gerardo Morales. Gerardo Morales justicia, es quien me acusa, quien me condena, el que hostiga con su tropa nazista (Equel Meyer, Miranda, Pulen Llermanos, Isidoro Cruz), que son jueces que están a disposición de Morales. Todo lo que me vienen haciendo no lo hacen porque son justos con la justicia, lo hacen porque reciben órdenes de Gerardo Morales.

S.G.S: – ¿Cómo fue el tema de tu autolesión? ¿Cómo fue que llegaste a pensar que lastimándote…..?

M.S: Es que no lo pensé. No lo pensé. Me dio indignación, mucha bronca de que jueguen conmigo. Primero me ponen una mordaza y ahora, también, me quieren matar. No quieren que vaya al médico. No quieren que me hagan curar. Tengo un chichón en la frente y quiero que me hagan unos estudios y me digan qué tengo. He pedido que me hagan internar y no quieren. Porque estoy muy nerviosa he pedido que me hagan una cura de sueño, y tampoco lo hacen.

Aquí no pueden decir que me dan todos los medicamentos, porque es mi familia la que los compra. Compra todos los medicamentos que necesito. A mí la ley me ampara como presa que me puedan internar en una clínica o sanatorio. No quiero que me internen en un hospital. Pero no quiero, sencillamente, porque Morales dice que lo único que ocasiono son gastos al Estado, y no quiero provocarle estos gastos al Estado. Por eso pido que me internen en un Sanatorio.

Fíjense que en todo este tiempo viene diciendo Morales, desde que me tuvo presa en la casa del dique –cambiando una prisión por otra prisión no respetando la resolución- que yo había producido muchos gastos. Ese gasto no lo he decidido yo. No he decidido que esa casa la hayan armado como una cárcel donde había 26 gendarmes, 24 cámaras de video vigilancia, donde todo el perímetro lo habían alambrado, donde tenía una tobillera, donde tenía que salir tres veces al día para confirmar que estaba dentro de la casa, no bastaba con todo ello. Y no bastaba con todas las presiones que hicieron y siguen haciendo contra mi persona.

Los psicólogos lo han dicho, y la ley me ampara. Soy yo la que tengo que decir si quiero o no un tratamiento. Elegir el psiquiatra o elegir el psicólogo. Ellos me vienen a imponer todo. La psicóloga que tenía, la Dra. Laura Aguirre, Equel Myers la sacó como psicóloga del Servicio Penitenciario y la mandó a la Secretaría de Seguridad para que no me venga a ver nunca más. Además la han amenazado y le dijeron que si me venía a ver se iba a quedar sin trabajo.

Lo que hoy están haciendo, es atentar contra mi vida. Y frente a todo esto me siento muy impotente. Sea culpable o sea inocente va haber una condena. Quiero tener una leve esperanza de que alguien de la Justicia nacional le ponga freno a esta justicia provincial. Le ponga freno, más que nada, a Gerardo Morales.

S.G.S: – ¿Cómo te llegó el tema de Santiago Maldonado, y de que su cuerpo finalmente fue encontrado?

M.S: Es muy doloroso lo que ha pasado con Santiago Maldonado. Las Madres de Plaza de Mayo, los argentinos, las familias pedían justicia. Lamentablemente la justicia no actuó como tenía que ser. Tuvieron que cambiar de juez y estuvieron haciendo tiempo tras tiempo.

Opino lo mismo que opina la familia de Santiago. Que al cuerpo del compañero Santiago Maldonado lo pusieron allí. Ya habían realizado el rastrillaje varias veces donde fue encontrado luego. En las oportunidades anteriores no lo habían encontrado, y ahora, de la noche a la mañana, aparece en ese lugar. Es muy doloroso todo. Yo me pongo en la piel de la familia, me pongo en la piel de madre. A nosotros nos enseñaron que son los hijos los que tienen que enterrar a los padres y no los padres a los hijos. Es un dolor mucho más fuerte cuando ocurre esto.

Me solidarizo fuertemente con la familia, les mando un abrazo y le pido como argentina que tengan mucha fuerza y que sigan luchando. Nunca más tiene que ocurrir una desaparición forzada como la que ha sufrido el compañero Maldonado. NUNCA MÁS.

Estamos en democracia. No nos olvidemos de eso, porque tanto el gobierno nacional como el provincial parecen haberse olvidado qué significa la palabra democracia.

Yo, como ciudadana también, tengo el derecho de defensa. A mí no me han dado el derecho a defenderme. El día que me secuestran de la casa del Carmen no lo comunican a mis abogados. Además, fue algo muy feo ver cómo lo empujaron a mi marido, cómo empujaban a mis compañeras, cómo entraron con sus pasamontañas, con sus cascos y con toda su fuerza. La verdad que fue todo muy pero muy feo.

La justicia de la provincia de Jujuy me dice que denuncie, pero, cómo voy a denunciar si al que tengo que denunciar es el mismo que me secuestró. Si tengo que hacer una denuncia la quiero hacer a nivel nacional, que vengan otros jueces, otros fiscales para poder denunciar todo lo que ocurre.

S.G.S:
– Hoy la democracia está de luto. Es como la muerte lenta de la democracia. Hoy fue un día de votación. ¿Qué ocurrió aquí?

M.S:Aquí en el Servicio Penitenciario no hubo votos de los diputados provinciales, ni tampoco hubo votos de Unidad Ciudadana. Según lo que dijeron los que están encargados de las mesas del penal los presos no pueden votar a los candidatos provinciales, pero sí había votos de Cambiemos. Si uno no puede votar a nivel provincial tampoco lo puede hacer a nivel nacional.

Y la pregunta es: ¿por qué estaban los votos de Gerardo Morales y no estaban los demás votos?  Esto no sólo ocurrió en penal de las mujeres sino también en el de los varones y en el de los menores. En la Unidad 7, en la 4, en la Unidad 5, en ningún lugar hubo votos de Unidad Ciudadana y en ningún lugar hubo votos de diputados provinciales. Gerardo Morales hizo muchísimas colectoras donde cada partido vota a su diputado provincial, pero a nivel nacional votan a los senadores y a los diputados nacionales. Entonces, la picardía de ellos es hacer que en el Servicio Penitenciario, que hay aproximadamente 5.000 internos, sólo se vote diputados nacionales y senadores. Tengo entendido, por intermedio de algunos compañeros con los que he hablado, que en los lugares más lejanos ellos ya tenían las urnas preparadas para decirles que habían ganado en todas las mesas.

En las Paso se denunció que había habido fraude, pero como lamentablemente la empresa está cooptada por Gerardo Morales no salió en ningún lugar. Estas cosas son las que vienen ocurriendo en Jujuy y Morales quiere que esté presa para que no hable, para que le puedan apretar al electorado diciéndole que piense muy bien antes de emitir su voto.

Los que hoy gobiernan son aves de paso.
Los que nacemos, vivimos y comemos, somos nosotros. Los que trabajamos en nuestro país, gastamos aquí, no nos lo llevamos afuera como sí lo hacen Blaquier, Pérez Companc, Macri, etc.

S.G.S: – ¿Qué opinas de la censura a Roberto Navarro?

M.C: – Hablé con Roberto Navarro, me solidaricé con él y la verdad es una lástima, insisto, que en plena democracia tengamos que vivir estas cosas. De que los periodistas no se puedan expresar porque si no reciben amenazas. Sé que también lo han amenazado a Víctor Hugo Morales. Los periodistas no pueden hablar, expresar lo que sienten y mostrar las evidencias de, por ejemplo, cómo está la corrupción de Macri o de Morales. Esto es lo que nos da bronca, que ellos no puedan expresarse. El miedo de ellos es que a través del periodismo hemos comenzado a tomar consciencia, hemos despertado de lo que se viene haciendo en la Argentina con el Grupo Macri

S.G.S: – ¿Querrás enviarle un mensaje a Cristina?

M.S:Se que Cristina lleva una mochila muy pesada sobre sus espaldas como Senadora. Sé que lo va a hacer bastante bien. En el transcurso en que ella llevó adelante nuestro país no estábamos tan endeudados como sí lo estamos hoy. No puede ser que en menos de dos años nos hayamos endeudado, no solamente nosotros, sino también nuestros nietos y tataranietos. Si Cristina vuelve, va a limpiar nuevamente el País para el bien de todos los argentinos. Donde los niños puedan volver a comer a sus casas, donde los niños puedan volver a la escuela, donde los padres puedan volver a tener trabajo, donde la educación se garantice, donde la salud se garantice también y donde se garantice la vivienda digna. Esto es lo que Cristina nos brindó a todo el pueblo argentino. Queremos que vuelva todo aquello. Es impresionante cómo el país se ha comenzando a vaciar en menos de dos años.

S.G.S:
– Milagro, déjale un mensaje a la militancia.

M.S: Que la militancia se siga re-organizando. Que los jóvenes no le tengan miedo a militar, en el partido que sea. No importa el color de la bandera. Al militar defienden al País, garantizan la democracia. Que se prepare, que estudien, que sean alguien en la vida. Y a los viejos militantes que pintan canas como quien les habla, que alentemos que los jóvenes militen. Demos el ejemplo con nuestra militancia, con nuestra lucha por una Argentina para todos y no para unos cuantos.

Decirles que no les tengamos miedo. Ellos intentan producir ese efecto del miedo. Del no hablar, del no hables porque te meto en la cárcel, del no te manifiestes porque te muelo a palos.

Volviendo al tema del respeto, digo que, si los jueces quieren que yo los respete, si el brazo ejecutor de Morales, que es la policía, quiere que los respete que comiencen ellos primero a demostrar el respeto hacia todos nosotros. Porque como diputada del Parla Sur nunca me han respetado como tal, ni siquiera me respetan como ser humano, como mujer.

S.G.S:
– Para cerrar mándale un último mensaje a VHM.

M.S:Le digo a VHM que resista y que lo estamos viendo continuamente. Que por favor continúe denunciando todo, como lo viene haciendo. La verdad es que tiene los huevos bien puestos y no le tiene miedo a nada. Necesitamos compañeros periodistas como él en la Argentina, para que de una vez por todas podamos liberarnos de todo este atropello que estamos viviendo.

A seguir militando para defender nuestro país. El País es de todos y el País nos necesita a todos.

Entrevista: Silvina Guzmán Suárez

Introducción: La letra eñe

http://telegra.ph/MILAGRO-SALA-M%C3%A1s-que-un-problema-pol%C3%ADtico-es-un-odio-de-Clase-11-04

Enlace permanente a este artículo: http://ellibertadorenlinea.com.ar/2017/11/08/milagro-sala-mas-que-un-problema-politico-es-un-odio-de-clase/