PERFIL DE HORACIO RODRIGUEZ LARRETA: PASADO CON MUCHAS CAMISETAS Y LA TRAGEDIA DEL DOCTOR RENÉ FAVALORO

Por José Luis Ponsico    ***

Con su pluma siempre particular, José Luis Ponsico se mete ahora con Horacio Rodríguez Larreta, quien apuesta a heredar a Mauricio Macri como líder de la oposición. Menemista, aliancista, un poco duhaldista, macrista. Una trayectoria para todos los gustos.

El padre, fallecido, Horacio también, origen desarrollista, devoto de Arturo Frondizi hace 60 años, otros tiempos, pasado futbolero, llegó a presidente de Racing Club Avellaneda. Hace algo más de 45 años.

Dirigente fundador del Movimiento de Integración y Desarrollo MID estuvo vinculado a la Política entre los 60, 70 y 80. En Racing, el actual jefe de gobierno de la Ciudad Autónoma, apenas doce años, vivió el ciclo del padre que terminó en un fiasco.

La compra millonaria del mundialista Julio Ricardo Villa, 1977, plena dictadura -el genocida Antonio Bussi, gobernador de Tucumán no quería que Atlético Tucumán hiciera la transferencia; al cabo parte de cifra millonaria quedó en la Gobernación- y más la vuelta de Agustín Cejas, llegada de Roque Avallay, Racing padeció un «quebranto». El club se llenó de deudas.

Horacio Rodríguez Larreta, padre, debió irse de la presidencia de Racing Club no precisamente por «la puerta grande». Padeció embargos y crisis financiera en ciclo de «patria financiera». Perseguido por créditos bancarios no abonados. Así, los 80.

Lo más grave, aunque «tapado» por la «prensa canalla» en los 90: con auge del menemismo, Horacio Rodríguez Larreta padre, «asesor» de la ex SIDE. Lo «protegió» económicamente el inefable Hugo Anzorregui. El organismo daba para todo.

Horacio hijo, hoy encumbrado en el PRO – Propuesta Republicana -, posible sucesor de Mauricio Macri, lo iguala. Consignas de «hijos pródigos», probablemente por el Poder menemista se acercó a Ramón «Palito» Ortega en los 90.

Colaboró con la llegada del popular cantautor al Poder en Tucumán: lo habían visto partir con una guitarra,16 años (1957) del pueblito de Lules; Rodríguez Larreta, entonces, gerente general de la ANSES. Gobierno de Carlos Menem, 1995.

Muchas camisetas para Larreta

Los cambios de camisetas -enmienda Abreu, Santiago Silva, sin olvidar a Gabriel Cedrés besó la camiseta de River, primavera del 96, campeones de Copa Libertadores y tres semanas después besaba la de Boca, en La Bombonera- porque el «Pelado» Larreta pasó del peronismo a la Alianza. Sin escalas.

El gobierno de Fernando De la Rúa lo designó Interventor de PAMI – Programa Atención Médica Integral-, diciembre 99. Vivió con gran frustración el suicidio del insigne médico René Favaloro, cardiólogo de fama mundial.

La caída estrepitosa de la Alianza (De la Rúa, «Chacho» Alvarez, Graciela Fernández Meijide) lo trasladó de nuevo a los aires del PJ Nacional. A partir de diciembre 2000 volvió a las filas, funcionario del gobierno bonaerense de Carlos Ruckauf. Un fenómeno.

A esta altura, Horacio Rodríguez Larreta, hijo, un «crack». En Racing, hoy, lo hubieran comparado con el «Marqués» Rubén Sosa. En «interregno» gobierno de Eduardo Duhalde, pasó como funcionario del Instituto Nacional de Servicios Sociales (La Plata).

Fantástico «lobbysta», Horacio no perdió tiempo y puso una ficha previo al origen del PRO Propuesta Republicana, un «semillero» de promesas en incipiente macrismo: Larreta ya hablaba con Mauricio Macri cuando participó del «Grupo Sophia».

En la «cantera», el «mayor» de los futuros prominentes: María Eugenia Vidal, Carolina Stanley, Esteban Bullrich. De ahí la conexión con Heidi Vidal. Seguiremos indagando, claro.

*** José Luis Ponsico  –  Columnista de La Señal Medios, Libre Expresion y Mundo Amateur

 

Enlace permanente a este artículo: http://ellibertadorenlinea.com.ar/2020/10/29/perfil-de-horacio-rodriguez-larreta-pasado-con-muchas-camisetas-y-la-tragedia-del-doctor-rene-favaloro/