LA ALTA BURGUESÍA AGRARIA AMENAZA AL GOBIERNO DE ALBERTO FERNÁNDEZ

 

Por Claudio Scaletta    ***

Después de cuatro años de fiesta en la que ni siquiera estuvo obligada a liquidar exportaciones, con su consecuente impacto en las devaluaciones y la salida de capitales, la alta burguesía agraria quiere seguir teniendo «almuerzos gratis».



Los sectores más concentrados del agro están batiendo tambores de guerra por las retenciones.


“No hay almuerzo gratis”.
La frase, muy estadounidense, fue popularizada por Milton Friedman, aunque no le pertenece. La idea es simplemente que antes o después todo se paga, aunque en boca de libertarios remite a la austeridad fiscal, a que los gastos “excesivos” de un período indefectiblemente deberán pagarse en otros, sin que medie la agregación de valor en el medio. La paradoja del presente, sin embargo, es que quienes no parecen entender que no existen los almuerzos gratis son precisamente quienes más comulgan con las ideas del padre del monetarismo, como por ejemplo la “alta burguesía agraria” local.

En el mismo diciembre de 2015, esta alta burguesía agroexportadora fue beneficiada por la quita y rebaja de retenciones. El beneficio se sostuvo en el tiempo a pesar de las fuertes devaluaciones de la etapa. Sólo la presión del FMI llevó, recién sobre fines de 2018, a que las retenciones se reestablezcan parcialmente pero como suma fija, con lo que rápidamente fueron licuadas por más devaluaciones, como se predijo desde el minuto cero. La eliminación y rebaja de las retenciones provocó otro efecto predecible, retroalimentó el déficit interno. Nunca debe olvidarse que cuando las clases privilegiadas y sus voceros hablan de equilibrio presupuestario lo que está en la mira son los gastos, nunca los ingresos. No es una obsesión por la prolijidad contable, sino la búsqueda de impuestos mínimos.

Enlace permanente a este artículo: http://ellibertadorenlinea.com.ar/2019/11/26/la-alta-burguesia-agraria-amenaza-al-gobierno-de-alberto-fernandez/