CÓMPLICES DEL GENOCIDIO ECONÓMICO

Por Carlos Andrés Ortiz   ***

Un plan de desguace nacional total, como el perpetrado por el neoliberalismo hoy encarnado en el macrismo, no habría podido ser llevado a cabo sin las complicidades explícitas o implícitas de diversos operadores.

Desde las sombras, desde la semiopacidad de máscaras varias de actitudes pseudo inocentes, o en algunos casos desde las acciones desembozadamente agresivas; operaron como soportes y en algunos casos instigadores del conjunto de actividades políticas, económicas y culturales tendientes primero a instalar el régimen, luego a avalarlo, a justificarlo, finalmente a pretender exculparlo.
Fueron activos en instalar falsedades y distorsiones que justificaran las políticas de genocidio económico e inculpar de las consecuencias de las mismas al precedente gobierno.

Ahora en pleno desbarranque desordenado, varios de esos impresentables cómplices están intentando despegarse para no rendir cuentas y escapar, o llamándose a silencio para esconderse del repudio generalizado que varios de ellos ya están recibiendo.
Indudablemente, hay cómplices principales y meros cómplices secundarios.
Los cómplices secundarios son vastos sectores de desinformados crónicos transformados en odiadores seriales, que accionaron y votaron en contra del país y de sus propios intereses personales. Son la mayoría de aquel impensable 51 % de 2015 y del estimado 32 % actual. Son los confusos crónicos a consecuencia del periodismo de guerra y otras acciones masivas de mentiras y confusiones institucionalizadas. Son la muestra palpable de la enorme tarea cultural de esclarecimiento y difusión del Pensamiento Nacional que queda por hacer.
De los primeros, los cómplices principales, son directamente impresentables los dirigentes de cámaras empresarias y los directivos y/o propietarios de grandes empresas de capitales nacionales; o directivos de grandes empresas industriales, que desde hace mucho vienen apoyando a la nociva ideología neoliberal, la cual demostradamente resulta perjudicial para todo el tejido económico nacional, y muy especialmente para las industrias y para las PYMES de áreas fronterizas. ¡

Ellos mismos y sus propias empresas resultan perjudicadas, pero por pura necedad de criterio y ceguera conceptual, apoyaron y aun apoyan a regañadientes al gobierno y a la ideología que los afectó y que puso a nuestro país en el calamitoso estado actual!
Varias de esas empresas de primera línea local e incluso con fuertes presencias en el mercado de exportación –como Arcor, Pescarmona y Fiat, entre otras-, apoyan y mantienen a Fundaciones que operan como difusoras del neoliberalismo económico, a consecuencia del cual debieron restringir sus operaciones y algunas de ellas por primera vez, tuvieron resultados negativos.
A similar nivel de incoherencia insalvable, cabe calificar a los dirigentes industriales, como Héctor Méndez, Miguel Acevedo, Cristiano Rattazzi, Martín Cabrales y otros, que pese al industricidio masivo y al genocidio social, apoyaron al neoliberalismo macrista, y recién ahora, con el actual gobierno en plena retirada por el desmadre que causaron, se muestran “sorprendidos” o “defraudados” por las consecuencias de las genocidas medidas económicas aplicadas con saña desde que llegaron al poder los dogmáticos del neoliberalismo salvaje. Claro está que Rattazzi propuso levantar un monumento a Macri, por permitir fugar divisas sin controles ni frenos. ¿Industrial…? ¡No, un simple especulador y fugador de divisas!
Muy buena plata ganaron los industriales en los doce años precedentes, en los cuales el crecimiento del sector fue superior al 100 %. ¡Pero por tozudez, por colonizados mentales en grado superlativo, por presiones del “grupo de pertenencia” socio económico, o por pura angurria de pretender pagar salarios de miseria y despedir personal al antojo, siguen adheridos a perniciosos dogmas neoliberales.
Buena parte de la actual dirigencia industrial, es lo que el economista Eduardo Basualdo llama “la oligarquía diversificada”, o sea sectores de la vieja y retrógrada oligarquía agro ganadera, que invirtieron en alguna actividad industrial diferente, pero manteniendo todas las viejas mañas y prejuicios de su casta socio económica, clasista, racista, ultra egoísta y apátrida. Y una de las peores mañas es la adhesión dogmática a las comprobadas falacias de la doctrina económica liberal, y de su versión recargada, el neoliberalismo.
NI siquiera tuvieron la mínima memoria histórica –imprescindible en cualquier dirigente empresario que se precie de serlo-, de recordar los desastrosos efectos del neoliberalismo, desde que se aplicó en Argentina a partir del infame “proceso”, y su continuismo en los tristes años de la partidocracia cleptocrática, que siguieron al período militar para eclosionar en 2001/2002.
Lo mismo cabe para los dirigentes de la CAME (Confederación Argentina de la Mediana Empresa), que avalaron todas y cada una de las tropelías socio económicas perpetradas por el actual período neoliberal macrista; y ahora, ante el caos generalizado, su presidente pretende desmarcarse diciendo –conceptualmente- “suponía que con Macri venía una buena época para las Pymes”…¿Cómo? ¿No sabía cuales son las consecuencias previsibles ante medidas de crudo neoliberalismo? ¿Acaso no anduvo a los abrazos con el impresentable economista oligarca González Fraga, el mismo que se burló públicamente de los logros concretos alcanzados en el gobierno anterior, con sus famosas frases “le hicieron creer al empleado medio que podía comprar celulares e irse al exterior” y la muy discriminativa “Cuando nace un chico de una villa, un embarazo no deseado, de una chica de 14 años y esta está más para ir a los recitales que para amamantar a un bebé, lo descuida. (…) Se le pone una marca en el cerebro que va a detestar ser educado. Es como un animalito salvaje”; entre otras muchas aberraciones. ¡Y a ese impresentable avaló el actual presidente de CAME, para ahora hacerse el desentendido luego de avalar el genocidio económico! Claro que antes había avalado similares medidas del puertismo en Misiones y del menemato/delarruato. O sea, nada de “inocencias” ni de “yo no sabía”.
Lo mismo cabe acotar respecto al impresentable rol de las cámaras empresarias de Misiones (seguramente igual en el resto del país), que pese a estar frescos los desastres del noventismo, apoyaron la apertura comercial, las subas de tasas bancarias y todas las medidas tan nocivas, para después quejarse del mucho dinero que cruzaba a Paraguay y Brasil, a consecuencia de las medidas económicas que previamente aplaudieron y apoyaron con fervor digno de mejor causa. ¡Incluso algunos saludaron con genuflexia a la represora tránsfuga (dícese de quien cambia de bandería política) ministra Patricia Bullrich!, la instigadora o al menos elogiadora de la política de los asesinatos de gatillo fácil, y enfática avaladora del genocidio económico…que tuvo entre sus víctimas a varios empresarios/bolicheros nucleados en esas cámaras empresariales.
Otros impresentables, son varios (seguramente muchos) oficiales retirados de las FFAA, los cuales con inexcusable complicidad calificable de lesa traición a la patria, miraron sistemáticamente para otro lado ante el industricidio sistemático, los cierres o achicamientos de unidades militares, el desguace alevoso de Fabricaciones Militares, el hundimiento del ARA San Juan, y las viles políticas de entrega de soberanía, reiterada y sistemáticamente perpetradas por el macrismo…al cual siguen apoyando, de puro odiadores viscerales y cerradamente dogmáticos del anti peronismo y de todo lo que puedan calificar despectiva y brutalmente como “populismo”…claramente con mentalidad de “casta superior” instalada desde el gobierno oligárquico antinacional de 1955 y sus sucesores, en particular los del siniestro “proceso”. ¡E incluso la juegan gustosos de genuflexos ante los anglosajones de ambos continentes, dispuestos a seguir operando como vulgares tropas de ocupación en el propio territorio!
Por supuesto no son todos, y también hay señores militares patriotas auténticos, pero los canales informales o semi formales de difusión para mantener ”alineada a la tropa” parecen estar monopolizados por personeros del cipayismo más abyecto, herederos directos de los fusiladores y bombardeadores de 1955; esos supuestos “héroes” que masacraron a su propio pueblo, a los cuales exaltan con cerrazón y estulticia.
Son la misma calaña de falsos “héroes” que asesinaron al Mayor Alberte y a Oscar Smith, por oponerse a Videla y Martínez De Hoz, a Jorge Cafrune, a la diplomática Elena Holmberg, a los pibitos de “la noche de los lápices” y a tantos más…todo eso para imponer a sangre y fuego al apátrida neoliberalismo, de lo cual nunca se hicieron cargo. Son todos ellos cómplices activos del neoliberalismo macrista.
Otros secuaces son los mercenarios de los medios de difusión masivos, muchos de ellos “entongados” con operadores encubiertos y con partes del muy devaluado Poder Judicial; especializados en encarcelamientos sin pruebas y presiones brutales de todo tipo, con carpetazos “ad hoc” provistos por cooptados expertos en operaciones encubiertas.
Mención especial entre las infamias, para los legisladores, que a fuerza de golpes de billetera, carpetazos o espíritu acomodaticio, avalaron las leyes que permitieron el saqueo y desmadre general perpetrado desde fines de 2015.
Con seguridad, el listado es incompleto, siendo tarea pendiente para otros argentinos de ley, evaluar el tema con objetividad, sin espíritu de venganza, pero también sin la puerilidad cómplice de “mirar para otro lado” con tal de no comprometerse, evitando que semejantes aberraciones queden impunes, olvidadas y encubiertas.

Carlos Andrés Ortiz

Analista de Temas Económicos y Geopolíticos

 

Enlace permanente a este artículo: http://ellibertadorenlinea.com.ar/2019/09/20/complices-del-genocidio-economico/