Oct 23 2018

COPPPAL EXIGE FIN DE PERSECUCIÓN JUDICIAL A CRISTINA Y PIDE POR LA LIBERTAD DE LOS PRESOS POLÍTICOS EN ARGENTINA

 

Bajo el lema: “Hacia la construcción de sociedades incluyentes y equitativas en América Latina y el Caribe”, se desarrolló en Panamá  la  XXXVI  reunión plenaria de la COPPPAL (Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América latina y el Caribe).

Rubén Berrios – Francisco Cafiero – Martin Torrijos – Jorge Drkos

El Encuentro estuvo marcado por las manifestaciones de solidaridad y reconocimiento hacia los líderes populares y de la izquierda latinoamericana que están siendo perseguidos, se exigió el cese de la persecución Judicial contra la ex Presidenta Cristina Fernández de Kirchner y el ex Presidente Rafael Correa sin olvidar que Lula da Silva y los ex Vicepresidentes Amado Boudou y Jorge Glass (Ecuador) se encuentran privados de su libertad sin pruebas y sin respetar las normas del debido proceso. Estas acciones autoritarias son realizadas porque los grupos de poder y la derecha saben que en elecciones libres estos dirigentes podrían volver al ejercicio de la primera magistratura en sus respectivos países.

La XXXVI Plenaria  aprobó entre otras,  una declaración de condena a la injusta detención de los referentes políticos y sociales como es el caso de  Milagro Salas, Julio De Vido y Fernando Esteche entre otros , de respaldo al reclamo de nuestra soberanía sobre las Islas Malvinas y espacios circundantes y  una condena a la posibilidad de que se instalen bases militares.

La COPPPAL  es uno de los ámbitos de debate multipartidario más importante de las fuerzas de nacionales y populares, progresistas, de izquierda de diversos orígenes, en el que participan organizaciones de todos los países latinoamericanos y caribeños, así como invitados de otras regiones.

Estuvieron presentes , Martin Torrijos  Presidente de Panamá mc , Fernando Lugo de Paraguay  , Adam Chávez  dirigente PSUV y hermano del Comandante Hugo Chávez , Galo Mora ex ministro de Cultura de Rafael Correa ,  Rubén Berrios líder del Movimiento Independentista de Puerto Rico , Margarita Zapata (nieta del líder histórico mexicano) , los candidatos a Presidente del PRD de  Panamá y del Farabundo Marti de El Salvador . Nuestro país estuvo representado por Francisco Cafiero y Jorge Drkos quien refiriéndose a las políticas neoliberales que obstruyen el desarrollo de los pueblos, manifestó que “Engañan diciendo que son lo nuevo, Nosotros decimos que son políticas de ajuste, de recesión, de pobreza y  de entrega,  que en realidad son retrocesos para nuestros pueblos” dijo al respecto.


Dip. Roy Daza (Venezuela) – Jorge Drkos – Adam Chavez y Francisco Cafiero

A lo largo del encuentro se trataron distintas temáticas, como, Cultura, Economía, Medios de Comunicación, Genero, Medio Ambiente, Juventud; también hubo espacio para que los parlamentarios compartieran sus experiencias y plantearan los desafíos sobre cuáles se debe legislar. En todas las discusiones  ha predominado un firme compromiso de continuar reivindicando la lucha por la participación, la construcción de poder popular, defender los espacios institucionales, el estado de derecho, de terminar con las persecuciones y encarcelamiento a dirigentes políticos y luchadores sociales y de garantizar una distribución equitativa de la riqueza.

La COPPPAL  es una instancia plural abierta que procura contribuir a la elaboración de políticas alternativas, de la lucha por plena independencia y de la democracia en el continente. Es un espacio en el que se reivindican los valores de libertad y justicia social. Es un marco de socialización de experiencias, de articulación de acciones de solidaridad y al mismo tiempo de condena, rechazo y denuncia de hechos que atentan contra la integridad de los pueblos y de las personas.

 

I REUNION PLENARIA COPPPAL

Declaración de PANAMA

  1. Al cumplirse 39 años de su fundación, los principios básicos que dieron origen a la COPPPAL la lucha por Libertad, la igualdad, la distribución equitativa de la riqueza y la integración de nuestros pueblos siguen vigentes y proyectándose al futuro. En aquel momento, se trataba de recuperar la democracia y las libertades públicas violadas por las dictaduras militares. En la actualidad, se trata de defender los espacios institucionales y el estado de derecho, de terminar con las persecuciones y encarcelamiento a dirigentes políticos y luchadores sociales, de garantizar una distribución equitativa de la riqueza.

  1. El contexto mundial es de creciente conflictividad. La recesión económica, la hegemonía del capital financiero, la creciente disputa entre los EEUU de América, China, Rusia, la situación en Medio Oriente son situaciones que generan inestabilidad y tensión permanente.

  1. La región está en disputa entre dos modelos: el de la restauración del viejo orden conservador subordinado a los EEUU y los organismos internacionales que imponen el orden neoliberal a escala planetaria o el modelo de integración de los pueblos basado en principios de libertad, igualdad y de justicia social como fue lo realizado por muchos de nuestros gobiernos en la primera década del Siglo XXI.

  1. Es necesario reivindicar permanentemente esa etapa, signada por el surgimiento de presidentes y líderes como Hugo Chávez, Lula, Néstor y Cristina Kirchner, Tabaré Vázquez y José “Pepe” Mujica, Fernando Lugo, Evo Morales, Rafael Correa, Daniel

Ortega, Sánchez Cerén, Leonel Fernández, Manuel Zelaya y la presencia histórica de la Revolución Cubana con Raúl y el recuerdo eterno de Fidel.

  1. Estos gobiernos se caracterizaron por la recuperación de soberanía, la reparación de los daños sociales causados por las dictaduras y el neoliberalismo, logrando que más de

70 millones de compatriotas salieran de la pobreza, generaron nuevos derechos e impulsaron los procesos de integración regional.

  1. Este proceso de transformaciones se encontraba en sus etapas iniciales cuando comenzó una contraofensiva que llevo adelante golpes parlamentarios y cívicos- militares que destituyeron los Gobiernos legítimos de Paraguay, Honduras y a Dilma Rouseff en Brasil, sin olvidar los intentos fallidos en Ecuador y Bolivia y la agresión permanente a la República Bolivariana de Venezuela.

  1. En la actualidad esa contraofensiva se está desplegando en toda la región, tratándose de un plan desestabilizador diseñado por el imperio que se apoya en la complicidad de los grupos económicos, los medios de comunicación y el Poder Judicial. Su objetivo es restaurar el viejo orden conservador y autoritario, imponiendo el neoliberalismo en la región.

  1. -En este sentido condenamos la ofensiva del gobierno de los EEUU de entorpecer la relación con Cuba, y las injerencias internas para debilitar a los gobiernos de Nicaragua El Salvador y al régimen espurio instalado por la fuerza en Honduras y a través de un fraude electoral escandaloso en la historia reciente de América latina y el Caribe. Denunciamos el notable incremento de la pobreza y la falta de trabajo, la inseguridad creciente y la violación en todas sus formas de los derechos humanos, es por esto que exigimos la liberación inmediata de los dirigentes políticos y sociales que guardan prisión en cárceles de máxima seguridad, sin respetar las normas del debido proceso y que son tratados de forma inhumana y arbitraria.

  1. -Seguimos con preocupación los acontecimientos en Colombia, es por ello que pedimos que se cumplan con los acuerdos alcanzados en el proceso de Paz entre le Gobierno de Colombia y las FARC, esperando que la predisposición y el esfuerzo de todos los actores involucrados permitan alcanzar una solución permanente, justa y definitiva.

  1. Denunciamos y exigimos el cese de la persecución Judicial contra la ex Presidenta Cristina Fernández de Kirchner y los ex Presidentes Rafael Correa, Fernando Lugo y Mauricio Funes sin olvidar que Lula da Silva y los ex Vicepresidentes Amado Boudou y Jorge Glass se encuentran privados de su libertad sin pruebas y sin respetar las normas del debido proceso. Estas acciones autoritarias son realizadas porque los grupos de poder y la derecha saben que en elecciones libres estos dirigentes podrían volver al ejercicio de la primera magistratura en sus respectivos países.

  1. Pero también es cierto que en esta región en disputa comienzan a revertirse algunos balances de poder que aparecían como negativos, así la instauración de la Constituyente y la realización de elecciones en la República Bolivariana de Venezuela permitieron el fortalecimiento del proceso de paz y del gobierno de Nicolás Maduro al frente de la Revolución Bolivariana.

  2. Es en este contexto que se vuelve imprescindible capacitarnos y prepararnos para dar la batalla en el terreno de las ideas, porque allí anida el germen de la victoria. Es necesario profundizar nuestra lucha por una Patria Latinoamericana y caribeña, Justa, Libre y Solidaria.

  1. Los pueblos de la Patria Grande comenzaron a parir en sus territorios mecanismos destinados a contrabalancear las brutales ofensivas antipopulares. Basta con recorrer nuestra historia para reencontrarnos con la decisión fundante de defender nuestra comunidad latinoamericana y caribeña de naciones.

  1. Instamos a los gobiernos y pueblos de Bolivia y Chile a seguir construyendo el camino del dialogo, convencidos que encontraran un acuerdo digno para ambas naciones que permita terminar con el enclaustramiento marítimo boliviano.

Convencidos que inexorablemente, más temprano que tarde, los caminos libertarios vuelven a hacerse al andar, es que nos manifestamos:

Por el fin del bloqueo a Cuba

Por la recuperación de las Islas Malvinas Por la Independencia de Puerto Rico

Por una Paz justa y permanente en Colombia.

Por la defensa de los derechos laborales y sociales conseguidos en la primera década de este siglo

Por el respeto de las institucionalidad democrática y los Derechos Humanos Por una Democracia Participativa con Justicia Social

¡Por la Segunda y definitiva Independencia de los Pueblos de América Latina y el Caribe!!!!

Panamá, 12 de octubre de 2018.

Resolución sobre Argentina

La XXVI Reunión Plenaria de COPPPAL realizado del 10 al 12 de octubre de 2018 en Panamá denuncia la delicada situación que atraviesa la democracia argentina. Se ha vulnerado el Estado de Derecho y la división de poderes. Situación generada a partir de

la profunda crisis económica , la política neoliberal implementada por Macri y sus socios financieros internacionales que han vuelto a endeudarse con el FMI, provocando un profundo deterioro social y económico en la sociedad argentina.

Denunciamos la persecución política judicial contra la ex Presidenta Cristina Fernández de Kirchner y la de dirigentes sociales, sindicales y políticos de la oposición. Exigimos la libertad de todxs aquellos que se encuentran enjuiciados y privados de su libertad sin respetar el debido proceso, como son los casos de Milagro Salas, Amado Boudou, Julio De Vido y Fernando Esteche solo por mencionar algunos.

Estas detenciones se enmarcan en una serie de acciones y amenazas que desde el gobierno nacional, cuentan con la complicidad del Poder Judicial y el apoyo e impulso de los monopolios mediáticos. Acciones dirigidas a criminalizar la protesta social y perseguir a las organizaciones populares, como parte de un plan dirigido a enfrentar la resistencia social ante la aplicación de su proyecto antipopular y de subordinación al FMI .

La instalación de instalación de bases militares constituye un aspecto clave de la estrategia imperial de dominación sobre nuestros pueblos, las mismas han servido a lo largo del tiempo para garantizar la hegemonía y control de EEUU sobre los países de la Región, facilitándole la posibilidad de inmiscuirse en nuestros asuntos internos, instigar y desestabilizar a los gobiernos populares y garantizar su control y posterior saqueo de nuestros recursos naturales estratégicos.

Manifestamos nuestro rechazo a la decisión del Gobierno de Mauricio Macri de autorizar la instalación de bases militares extranjeras en nuestro territorio. Condenamos cualquier intento de militarización en la región y reiteramos nuestro compromiso con la defensa de la soberanía e independencia de nuestros pueblos.

Reconocemos la legítima e imprescriptible soberanía Argentina sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur, Sandwich del Sur y los espacios marítimos circundantes. Advertimos la actitud claudicante del Gobierno en el reclamo de Soberanía, el tema no está en un lugar central de su gobierno.

Denunciamos la militarización e introducción de armas nucleares en el Atlántico Sur y la persistente actitud colonialista y militarista del Reino Unido de Gran Bretaña.

Resolución sobre Brasil

La XXXVI Reunión Plenaria de COPPPAL realizado del 10 al 12 de octubre de 2018 en Panamá manifiesta su apoyo a la decisión tomada por el ex Presidente Luis Inacio “Lula” Da Silva y la Conducción Nacional del PT de impulsar las candidaturas de Fernando Haddad y Manuela D´ Avila a Presidente y Vice.

Es necesario e imprescindible el triunfo del frente electoral “El Pueblo Feliz de Nuevo” conformado por el PT, su aliado histórico el PC do B, el PROS, sectores del PSB, líderes de otros partidos, movimientos sociales, gremiales y referentes de las fuerzas democráticas y populares para construir un país más democrático, con más justicia

social, con más educación y salud, con más empleo y salario digno, recuperando e impulsando la integración de los pueblos de América latina y el Caribe.

La victoria servirá para frenar en Brasil y el resto del continente el acuerdo de las derechas vernáculas con los EEUU que persiguen judicial y mediáticamente a dirigentes, militantes sociales, sindicales y políticos como es el caso de Lula u otros ex presidentes que son acosados, se encuentran enjuiciados y/o privados de su libertad sin respetar el debido proceso.

Manifestamos nuestra decisión de difundir, promover y organizar acciones que impulsen y acompañen las candidaturas propuestas por Lula , ya que en ellas está la posibilidad de que más temprano que tarde se reconozca su inocencia y que el pueblo brasileño recupere la esperanza de construir una sociedad más justa, libre y soberana.

Resolución sobre Honduras

La Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina y el Caribe, reunida en la ciudad de Panamá en su XXXVI plenaria ordinaria del 10 al 12 de octubre de 2018 expresa su más firme condena al régimen espurio instalado por la fuerza en Honduras y a través de un fraude electoral escandaloso en la historia reciente de América latina y el Caribe apoyado por EEUU.

Denunciamos el notable incremento de la pobreza y la falta de trabajo, la inseguridad creciente y la violación en todas sus formas de los derechos humanos, es por esto que exigimos la liberación inmediata de los presos políticos que guardan prisión en cárceles de máxima seguridad, sin respetar las normas del debido proceso y que son tratados de forma inhumana y arbitraria.

Resolución sobre políticas anti migratorias de EEUU

La Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina y el Caribe (Copppal), reunida en la ciudad de Panamá en su XXXVI plenaria ordinaria del 10 al 12 de octubre de 2018 :

Rechaza enérgicamente la política anti migratoria, xenófoba, discriminatoria y criminal de la actual administración estadounidense, encabezada por el Presidente Donald Trump, emprendida con acciones como: la interrupción del Programa de Acción Diferida para los Llegados a Estados Unidos en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés), la separación y enjaulamiento de los niños migrantes ante la deportación de sus familias, y las persecuciones de Tolerancia Cero instruidas a la Guardia Nacional contra los Migrantes, en razón de que todo lo anterior ha violentado el Derecho Internacional, los Derechos Humanos, los principios de solidaridad, cooperación y hermandad signados en tratados internacionales, y promovidos al interior de organismos internacionales.

Resolución sobre NICARAGUA:

La XXXVI reunión plenaria de COPPPAL realizada en la Ciudad de Panamá del 10 al

12 de octubre del 2018 , reconoce y valora la continuación del proceso de transformaciones sociales llevado adelante por el FSLN y el gobierno presidido popr el Comandante Daniel Ortega que ha reducido la pobreza y la desigualdad en Nicaragua .

Rechazamos cualquier intento externo de intromisión en los asuntos internos. Repudiamos las acciones desestabilizadoras realizadas por grupos terroristas.

Apoyamos la busqyueda del dialogo como el mejor camino para alzcanzar la paz y la continuidad del proceso de transformaciones sociales y políticas que se llevan a cabo en Nicaragua.

Resolución sobre Paraguay

La Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina y el Caribe (Copppal), reunida en la ciudad de Panamá en su XXXVI plenaria ordinaria del 10 al 12 de octubre de 2018, manifiesta que :

En Paraguay se han realizado elecciones en abril del 2018 y la COPPPAL ha constatado graves hechos fraudulentos que indudablemente afectaron el resultado final.

Entre otros hechos graves se constató que en muchos locales y mesas receptoras de votos no había condiciones para el voto secreto y, más bien, dirigentes del oficialista Partido Colorado conducían impunemente al voto. El Frente Guasu denunció 535 actas claramente fraudulentas, las que no fueron revisadas.

Para peor, meses después de las elecciones se divulgó un audio de un alto funcionario de la justicia electoral que ofrecía alterar los resultados s favor del hoy destituido y procesado senador Jorge Oviedo Matto.

Hoy todas las fuerzas democráticas del Paraguay, encabezadas por el Frente Guasu, exigen una amplia y profunda reforma electoral que dé garantías a la voluntad popular y la democracia, así como la inmediata renuncia de toda la cúpula del Tribunal Superior de Justicia Electoral.

La COPPPAL hace suyo este imprescindible reclamo democrático para que en el Paraguay puedan desarrollarse elecciones verdaderamente libres y democráticas.

Resolución sobre Puerto Rico

La Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina y el Caribe (Copppal), reunida en la ciudad de Panamá en su XXXVI plenaria ordinaria del 10 al 12 de octubre de 2018, acuerda:

Expresar una vez más, como ha hecho desde su reunión fundacional en Oaxaca, México en 1979, su apoyo irrestricto a la causa de la independencia de Puerto Rico.

Condenar enérgicamente la mas cruda y reciente manifestación del colonialismo en Puerto Rico encarnada en una Junta de Control Fiscal (nombrada unilateralmente en 2016 por el gobierno de Estados Unidos) que ejerce poderes omnímodos en Puerto Rico por encima de las ya menguadas facultades de gobierno local y que esta incondicionalmente al servicio de los acreedores del gobierno colonial postergando indefinidamente la atención a las necesidades básicas de la empobrecida población.

Denunciar las políticas económicas y fiscales que constituyen el modelo económico del colonialismo en Puerto Rico y que han culminado con un periodo de contracción económica que lleva ya una década y que ha promovido la despoblación y la depauperación de la sociedad puertorriqueña.

Hacer un llamado a la comunidad internacional, particularmente a los países de América Latina y el Caribe, para que la Asamblea General de las Naciones Unidas examine el caso colonial de Puerto Rico y se pronuncie sobre el mismo, tal y como lo ha venido reclamando el Comité Especial sobre descolonización de las Naciones Unidas por muchos años y de manera unánime.

Requerir al gobierno de Estados Unidos que descargue su responsabilidad descolonizadora bajo el derecho internacional, y que se comprometa a poner en marcha un proceso que permita que el pueblo de Puerto Rico pueda ejercer plenamente su derecho inalienable a la libre determinación y la independencia.

Resolución sobre Relaciones con China

La Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina y el Caribe (Copppal), reunida en ciudad Panamá en su XXXVI plenaria ordinaria del 10 al 12 de octubre de 2018, resuelve apoyar a Panamá, República Dominicana y El Salvador que en ejercicio de su soberanía establecieron recientemente relaciones diplomáticas con la República Popular China.

Rechazamos las descalificaciones, presiones y amenazas que se están aplicando contra esos países por haber establecido dichas relaciones y reafirmamos el derecho de todos los países de la región a desarrollar libremente sus relaciones internacionales en forma autónoma y sin interferencias extranjeras.

Resolución sobre Venezuela

Las organizaciones políticas participantes de la XXXVI Reunión Plenaria Ordinaria de la Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina y el Caribe (COPPPAL), celebrada entre los días 10 al 12 de octubre de 2018 en la ciudad de Panamá-República de Panamá, expresan su respaldo absoluto al hermano Pueblo venezolano y al Gobierno Bolivariano dirigido por el Compañero Presidente Nicolás Maduro Moros, ante la agresión sistemática de que es objeto por parte del imperialismo norteamericano; en procura de lograr su aislamiento y sometimiento.

Las amenazas proferidas contra la República Bolivariana de Venezuela por parte del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, durante su discurso en el 73 período de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) -orientadas a la ampliación del criminal bloqueo impuesto a Venezuela y la reiteración de la posibilidad del uso de la “opción militar” contra la nación latinoamericana-, expresan el rol que el gobierno norteamericano ha decidido asumir en la conducción de la oposición política de ese país.

La adopción de dicha opción en contra del Pueblo de Simón Bolívar y Hugo Chávez, sobre la cual también han declarado diversos voceros del Departamento de Estado y del Ejército de los Estados Unidos, así como el Secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro; constituye una violación a los más elementales principios del derecho internacional, y tendría una repercusión en toda la región latino caribeña de impredecibles consecuencias.

Lamentablemente, algunos gobiernos de países del Continente han acompañado esta arremetida en contra de la Nación venezolana, lo que evidencia una actitud hostil frente a la República Bolivariana de Venezuela y sus Instituciones democráticas; así como una posición de irrespeto y agresión que deja de lado cualquier iniciativa dirigida a resolver las controversias por las vías diplomáticas y políticas, en el marco del derecho internacional.

De allí que, las organizaciones políticas participantes de la XXXVI Reunión Plenaria Ordinaria de la Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina y el Caribe (COPPPAL), resuelvan:

Primero: Manifestar su enérgico rechazo a una intervención militar en contra de la República Bolivariana de Venezuela, y su pleno respaldo a todas las iniciativas políticas y diplomáticas dirigidas a resolver las controversias entre los países.

Segundo: Reafirmar, con apego a los conceptos principistas que rigen el sistema de las Naciones Unidas, que la solución a los asuntos referidos a la situación política interna de Venezuela solo compete a los venezolanos y las venezolanas, a sus partidos políticos, a sus organizaciones sociales y a sus Instituciones.

Tercero: Respaldar la propuesta formulada por el compañero Presidente Nicolás Maduro de constituir un equipo técnico independiente, que abra una averiguación exhaustiva acerca de los hechos acaecidos el pasado 04 de agosto, cuando se perpetró

un “magnicidio en grado de frustración” en contra del Jefe del Estado y altas autoridades de esa Nación, ejecutado por un grupo terrorista.

Cuarto: Reafirmar el comunicado que la COPPPAL emitiera en ocasión de las declaraciones del secretario general de la OEA, Luis Almagro.

Quinto: Expresar su plena solidaridad con la manifiesta y clara disposición al diálogo político, a la concertación y a la cooperación reiteradas permanentemente por el compañero Presidente Nicolás Maduro, desechando cualquier proposición cuyo contenido y desarrollo vaya dirigido a socavar la soberanía y el irrespeto a las Instituciones democráticas de la República Bolivariana de Venezuela.

En tal sentido, la COPPPAL asume la tarea de promover todas las iniciativas políticas a su alcance para que se desarrolle un diálogo político entre el Gobierno de los Estados Unidos y el Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela, orientado a resolver el problema de las restricciones que tienen las operaciones financieras internacionales de Venezuela, derivadas de una Orden Ejecutiva emitida por el gobierno norteamericano.

Sexto: Respaldar los esfuerzos que en el marco del Programa de Recuperación, Crecimiento y Prosperidad Económica viene desarrollando el Gobierno Bolivariano; a fin de resolver de manera integral los asuntos referidos a su economía, seriamente afectada por las presiones económicas y políticas que ejerce la administración de Donald Trump.

SÉPTIMO: Mantener una fluida comunicación con los partidos políticos de la República Bolivariana de Venezuela que forman parte de la COPPPAL; a objeto de ir valorando el desarrollo de los acontecimientos, siempre con base a la práctica del diálogo político.

Resolución Mecanismo de Mujeres de la Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina y el Caribe

Considerando: Que la judializacion de la política ha sido utilizado sistemáticamente para desestabilizar los procesos democráticos en nuestra región, y dirigidos particularmente a minar la imagen de los liderazgos progresistas en la región.

Considerando: La injerencia y la violación constante del gobierno de los Estados Unidos al principio de soberanía y a la determinación de los pueblos se ha convertido en un flagelo que impone una visión neocolonial y fascista en nuestra región.

Considerando: La intervención directa del gobierno de Estados Unidos contra los gobiernos y pueblos de las hermanas republicas Bolivariana de Venezuela y Nicaragua; el bloqueo criminal e inhumano contra la heroica Cuba, así como la imposición descarada y vil de un régimen dictatorial en Honduras, a través del fraude electoral mas escandaloso de la historia reciente n nuestro continente.

Considerando: El infame secuestro del presidente Luis Ignacio Lula da Silva, bajo sortilegios legalistas sin sustento jurídico racional o valido, con el fin de evitar su participación en el reciente proceso electoral; estratagema espuria que es también

enfilada a la persecución absurda y criminal del fascismo en América Latina contra la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner y el presidente Rafael Correa Delgado en el Ecuador

Por tanto:

En nuestra condición de mujeres políticas organizadas, comprometidas con la paz y la construcción de una verdadera democracia participativa y una región latinoamericana prospera y segura, con bienestar para nuestros pueblos:

Resolvemos:

Condenar enérgicamente la política imperialista contra nuestros pueblos, al tiempo que nos solidarizamos con los países que hoy son victimas de la codicia criminal de las clases que los dominan y su sumisión abyecta a las ordenes de Washington.

Hacer un llamado enérgico a los partidos políticos que conforman la Copppal, a unir esfuerzos y voluntades, para fortalecer la integración como mecanismo de lucha y resistencia ante la agresión.

Expresar nuestra solidaridad irrestricta con los pueblos hermanos de Venezuela y Nicaragua; al tiempo que exigimos que cesen de inmediato todas las acciones de agresión en su contra, tanto desde los Estados Unidos como desde sus organizaciones subalternas como la OEA, de tan triste papel para nuestro continente.

Exigir la terminación inmediata e incondicional al bloqueo contra la hermana República de Cuba.

Condenar al régimen espurio instalado por la fuerza en Honduras, y exigir la liberación inmediata de los presos políticos que guardan prisión en cárceles de máxima seguridad, y que son tratados de forma inhumana y arbitraria

Ciudad de Panamá 9 de Octubre 2018

Resolución propuesta por miembros PRI y PT de Mexico :

La Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina y el Caribe (Copppal), reunida en la ciudad de Panamá en su XXXVI plenaria ordinaria del 10 al 12 de octubre de 2018 toma conocimiento y aprueba la distribución del material que se adjunta a continuación:

La representación del PRI y del PT de México ante la COPPPAL de manera conjunta, han hecho la propuesta de incorporar cuatro temas a la agenda de la Conferencia, que consideran de la mayor importancia en la coyuntura actual de América Latina y el Caribe y que, como tal, deben ser reflexionados, debatidos e instrumentados en las políticas públicas de nuestros respectivos países.

Esos cuatro temas de agenda son: Migración, Gobernabilidad Democrática Eficaz y Fortalecimiento del Sistema de Partidos, Nuevas Formas de Integración de América Latina y el Caribe, y la Promoción de la Cultura de la Paz.

Con ese propósito han presentado un documento de trabajo denominado “Temas de agenda propuestos para ser considerados en la

XXXVI Reunión Plenaria de la COPPPAL en la Ciudad de Panamá”, mismo que solicitan a la Secretaría Ejecutiva sea distribuido para su discusión, valoración y enriquecimiento y así pueda formar parte de los esfuerzos y tareas de nuestra organización multilateral de partidos políticos.

TEMAS DE AGENDA PROPUESTOS POR PRI Y PT PARA SER CONSIDERADOS EN LA XXXVI REUNIÓN PLENARIA DE LA COPPPAL

CIUDAD DE PANAMÁ, OCTUBRE 10 AL 12 DE 2018

1.- MIGRACIÓN

De acuerdo con el Anuario de Migración y Remesas México 2017, actualmente, los migrantes internacionales constituyen poco más del 3.3% de la población mundial (243.7 millones de personas en 2015). De este total, 51.8% son hombres y 48.2% mujeres y la mitad de ellos se ubica entre los 20 y 49 años, aunque 17.4% supera los 60 años.

Las dos principales regiones de destino de la emigración son Europa y América del Norte que capturan el 45.9% de los migrantes internacionales.

Entre los flujos migratorios, en la dirección Sur-Norte, sobresale el corredor migratorio México-EE.UU., mientras que en la dirección Norte-Sur, EE.UU-México se ubica en el tercer lugar. A su vez, América Latina y el Caribe contribuyen con el 14.7% de la migración mundial (35.8 millones en 2015).

En América Latina y el Caribe la migración intrarregional se incrementó significativamente en los últimos años, hasta ser dominante y pasar del 24% a más del 63% en 2010, según datos de la CEPAL. En ese contexto, el volumen de migrantes centroamericanos en tránsito por México con destino a los Estados Unidos, aunque con variaciones, ha mantenido una tendencia creciente, particularmente con relación al flujo migratorio proveniente de los países del denominado Triángulo del Norte (Guatemala, Honduras y El Salvador).

En 2015 la migración centroamericana en tránsito por México, alcanzó una cifra cercana a las 420 mil personas. En su composición destaca una edad promedio de 25 años y el cada vez mayor número de mujeres y de menores de edad no acompañados, lo cual agudiza la situación de vulnerabilidad de estas poblaciones.

Esta situación coloca a México y toda América Latina y el Caribe en la necesidad de fortalecer su capacidad de gestión institucional del fenómeno migratorio que cruza sus fronteras, no sólo bajo los postulados de la Declaración de Nueva York sobre Migración (ONU 2016), sino desde la perspectiva de ensayar nuevas fórmulas de integración en América Latina (CEPAL), basadas en aprovechar los acuerdos comerciales intrarregionales logrados, para traducirlos en una red de desarrollo económico

transfronterizo, capaz de atraer inversión productiva y hacer crecer infraestructura, energía, transporte, telecomunicaciones, agua y saneamiento.

De ahí que dar un trato digno a los migrantes implica facilitar un acceso justo y decoroso al mercado laboral formal, que también evite la generación de brechas significativas en materia de protección social y servicios básicos para ellos y sus familias, acordes con las existentes en su lugar de destino.

El debate sobre la migración se está agudizando. Hay una alarma generalizada sobre la explosión de refugiados, que alcanzó los 21,3 millones de personas en 2016, junto a la creciente preocupación por los emigrantes por motivos económicos. Hoy en día, al menos una de cada 33 personas en el planeta es emigrante internacional.

La explosiva violencia criminal en Centroamérica y México ha generado niveles de desplazamiento nunca vistos desde las guerras civiles de los años 70 y 80. Los países del Triángulo del Norte de El Salvador, Guatemala y Honduras, además de México se encuentran entre los más violentos del mundo. Los grupos de asistencia de la región han declarado la situación una “emergencia humanitaria”.

Mientras tanto, durante los gobiernos de Obama y Trump, cientos de miles de mexicanos, centroamericanos y residentes del Caribe, algunos exconvictos, han sido deportados de los Estados Unidos, contribuyendo a nuevas vulnerabilidades en las áreas de retorno. Muchas de estas personas carecen de los servicios de apoyo para regresar a sus comunidades. Algunas de ellas se involucran en organizaciones mafiosas o bandas criminales, lo que contribuye a un círculo vicioso de desplazamiento.

La escala de la crisis migratoria requiere un nuevo pacto de los gobiernos de América Latina y el Caribe, por ello es loable saludar y respaldar el diálogo entre el Presidente electo de México Andrés Manuel López Obrador con Donald Trump, donde ambos coincidieron en un plan de desarrollo económico en materia de migración que incluya a los países centroamericanos. Además del control fronterizo, la estrategia considera la necesidad de dar recursos para potenciar fuentes laborales y combatir sus índices de pobreza, en una región donde la tasa de desempleo promedio es de 8.1 por ciento (Banco Mundial, 2016) frente al 5.7 por ciento del mundo.

La propuesta de López Obrador que recibió el respaldo de Estados Unidos, busca reunir una considerable cantidad de recursos para el desarrollo de la región, los cuales se destinarían en un 75 por ciento a financiar proyectos para crear empleos y combatir la pobreza, y el restante 25 por ciento al control fronterizo y a la seguridad. Este viraje es de suma importancia porque plantea la necesidad de un desarrollo económico en una región invadida por violencia, pobreza y desempleo.

En este sentido constituye una obligación para la COPPPAL como parte de sus principios, promover que los países con mayor nivel de desarrollo relativo cooperen con los de menor desarrollo relativo en favor de una prosperidad compartida, más aún en el caso de naciones que son hermanas, y esto debe impactar las políticas públicas y las decisiones privadas de inversión.

Es tiempo de debatir y proponer en un esquema Partidos-Gobierno-Sociedad, solución a un problema que, día a día, se agudiza en nuestra región y donde la relación entre migración y desarrollo debe considerarse, sin duda, como no resuelta.

2.- GOBERNABILIDAD DEMOCRÁTICA

Entendemos por gobernabilidad las condiciones favorables para la acción del gobierno, la razonable capacidad de mando, de conducción política y de disciplina democrática que pueden alcanzar las autoridades en una sociedad.

Para que un sistema político pueda cumplir sus funciones de manera cabal, requiere ser legítimo, estable, eficiente y eficaz, así contará con las bases necesarias para desempeñar sus funciones de gobernabilidad y estabilidad.

Los sistemas políticos en muchos países del mundo han entrado a una crisis, debido a que sus partidos políticos se olvidan de las bases y han dejado de escuchar a la sociedad que deben representar; generando un creciente clima de desencanto democrático que lleva a la inestabilidad de nuestras jóvenes democracias.

Desafortunadamente nuestra región no está exenta de esta crisis de sistemas y partidos políticos. Las causas de estas dificultades, se fueron incubando en distinta esferas, entre otras en la propensión excesivamente electoral de la transición a la democracia, que rivalizó con el escaso énfasis otorgado a la construcción de las reglas democráticas para el ejercicio del poder, vulnerando así la eficacia social de la política, al relativizar la consecuencia de ser electo: gobernar y hacerlo bien y para todos. En la ineficacia de los partidos políticos para luchar por las causas de la sociedad, en medio de la oligopolización de su vida interna.

Entre las consecuencias positivas y negativas de la respuesta ciudadana a esas crisis de sistema, entre otras destacan la consolidación de la certeza de que el voto cuenta y se cuenta y de que es posible cambiar a un país en la democracia, mediante la expresión de la voluntad popular en las urnas.

Diversas encuestas de opinión pública, como LAPOP y Latinobarómetro, muestran que las y los ciudadanos de América Latina y el Caribe prefieren democracia a otras formas de gobierno. Sin embargo, una proporción importante de la población no está particularmente satisfecha con el desempeño de su sistema democrático (50,7% satisfechos, 2014, LAPOP). De acuerdo con el PNUD, aunque la pobreza y la desigualdad se han reducido y millones de personas han pasado a formar parte de la clase media en la última década, la región todavía enfrenta retos. Promover sistemas, prácticas y principios de gobernabilidad democrática efectivos, es clave para abordar las desigualdades estructurales que afectan a la sociedad de América Latina y el Caribe.

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) ha identificado algunos de los retos que enfrenta la región: “revertir las desigualdades, superar las vulnerabilidades, ir más allá los modelos de desarrollo basados en las industrias extractivas, diseñar políticas integrales de seguridad ciudadana y fortalecer la gobernabilidad democrática, y la brecha entre las demandas de los ciudadanos y las respuestas de las políticas públicas. Una buena gobernabilidad promueve la equidad, la

participación, el pluralismo, la transparencia, la rendición de cuentas y el estado de derecho, de forma que respeta los derechos humanos y es efectiva, eficiente y duradera”.

Uno de los asuntos más importantes es la evidente pérdida de valor del sistema representativo y el fuerte cuestionamiento –cuando no abierto rechazo- que, desde las expectativas sociales, avanza hacia los partidos políticos. La política no ha logrado interpretar el cambio cultural que se ha producido en nuestros países.

En América Latina la gobernabilidad se encuentra amenazada, entre otros factores más puntuales, por la crisis fiscal de los Estados, la falta de institucionalización de las organizaciones y procesos políticos, el colapso de los aparatos administrativos y la falta de legitimación de las estructuras políticas. Esos problemas de gobernabilidad en la región se traducen en una inconformidad ciudadana constante, la resistencia social que en muchos casos lleva a la represión. Los estallidos sociales, protagonizados por amplios sectores de la población que expresan su descontento con violencia en las calles, están reemplazando a las tradicionales asonadas militares. El frágil populismo sucumbe, tarde o temprano, a los reclamos populares.

Diversos especialistas en el tema coinciden que “América Latina deberá urgentemente recuperar la función del Estado y combatir la pobreza extrema para evitar que la proletarización y lumpenización de sus poblaciones termine por destruir la gobernabilidad democrática y toda posibilidad de crecimiento económico para la región”.

En este contexto, como lo reafirmaron los Jefes de Estado y de Gobierno del Hemisferio reunidos en Lima, Perú, en la VIII Cumbre de las Américas, la prevención y el combate a la corrupción son fundamentales para el fortalecimiento de la democracia y el Estado de derecho en nuestros países, debido a que la corrupción debilita la gobernabilidad democrática, la confianza de la ciudadanía en las instituciones y tiene un impacto negativo en el goce efectivo de los derechos humanos y el desarrollo sostenible de las poblaciones de nuestro Hemisferio, al igual que en otras regiones del mundo.

A casi dos décadas de inaugurado el siglo, asistimos a un cambio de época que declara el fin de los equilibrios internacionales de la posguerra, exterioriza una transición multipolar todavía insuficientemente definida y exhibe el agotamiento del comando neoliberal de la globalización. Todo ello en medio de casi una década de crisis económica irresuelta y del agravamiento de la brutal desigualdad social entre familias, regiones y países, así como del creciente deterioro ambiental del planeta.

Las democracias acosadas por bajos índices de crecimiento económico, con regresivas distribuciones de los recursos, asisten a crecientes manifestaciones de hartazgo ciudadano que voltean su apoyo en favor de la entronización de propuestas antisistémicas, que proponen ver al futuro por el espejo retrovisor y apostar a la gobernabilidad del caudillo. Son las mismas que más pronto que tarde se revierten sobre quienes las apuntalaron, con un mayor deterioro de su libertad, de la igualdad, de la tolerancia, de la solidaridad y del desarrollo.

Muchos son los que gritan por el fin de los partidos políticos, sin más propuesta que la creación, con otros nombres, de nuevos partidos políticos, no siempre consistentes con

los principios que garantizan la participación de las mayorías y de la minorías en las funciones decisorias del Estado, así como la certeza de los derechos políticos y del respeto a la diversidad; no obstante eso también forma parte, se entiende, del fastidio social.

La COPPPAL tiene que ser consciente de que no puede imaginarse la democracia sin los partidos políticos, también debe reclamar que los partidos sustenten su quehacer político en valores superiores de servicio a la República y a la ciudadanía en su lucha por el poder. Por eso tiene el reto de seguir siendo un eficaz instrumento para el fortalecimiento democrático y programático de dichos institutos, para así incrementar su capacidad de implementar las decisiones políticas que ofrezcan soluciones a las calamidades manifiestas.

Hemos perdido de vista que cuando un partido en el poder deja de ser vanguardia se convierte en cabús, se vuelve carga en vez de locomotora, y pierde el control de su destino. Entonces nadie gana, los gobiernos se quedan sin su brazo estratégico y cuando terminan su período, el partido queda destruido y el gobierno debilitado.

En América Latina existe consenso sobre la existencia de una ruptura en el ejercicio de gobierno, en la mayoría de las jóvenes democracia latinoamericanas y caribeñas, entre la convocatoria electoral a la ciudadanía, los compromisos de campaña establecidos, la emisión de su voto y el cumplimento de lo comprometido una vez pasadas las elecciones. Es decir, la problemática no resuelta del denominado voto efectivo que daña la credibilidad de los partidos políticos y alimenta el desencanto ciudadano con la democracia, estimulando así el fortalecimiento de las opciones caudillistas inherentes al populismo, es por ello que debemos profundizar nuestras democracias por la ruta de restituir un nuevo pacto republicano –en el caso de México la construcción de la IV República de nuestra historia– que soporte el ejercicio democrático del poder. Un modelo de ética y estética pública, soportado en el interés general mayoritario, que marque el deber ser de las conductas políticas y ciudadanas en ese ámbito.

Es momento de reflexionar sobre el modo en que se comportan los partidos políticos de América Latina y las consecuencias de su funcionamiento sobre la gobernabilidad democrática en la región.

Si partimos de la premisa de que el funcionamiento de los partidos incide sobre los niveles de gobernabilidad democrática, es decir, sobre la capacidad de los propios actores y las instituciones políticas para procesar las demandas sociales, ofrecer respuestas adecuadas y conducir procesos de cambio que tiendan a afianzar y profundizar la democracia, la Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina y el Caribe está en el centro de la discusión y está llamada a ser el faro que alumbre el debate partidista, genere la propuesta y anime un cambio en la región que se extienda por diversas regiones del mundo a través de sus alianzas con ICAPP y CAPP.

Como actor, la COPPPAL debe abordar con claridad, los problemas que enfrentan los partidos políticos en relación a su organización, el modo en que compiten en el sistema de partidos y la manera en que desarrollan sus tareas de gobierno y proponer una serie de reformas vinculadas a los propios partidos que pueden contribuir en la gobernabilidad democrática del sistema político.

Para la COPPPAL sería cumplir también con sus objetivos, exhortando y coadyuvando a que todos sus partidos miembros cumplan con una tarea que exige de la participación y del trabajo plural e incluyente de partidos político y ciudadanía organizada, con la mira de ponernos de acuerdo y comenzar una etapa de necesaria reconciliación que nos reúna en lo fundamental –que nos vuelva a unir- para evitar seguir caminando divididos como Partidos Políticos y Sociedad, como ha sucedido durante los últimos años, y poder alcanzar un gran acuerdo en nuestras naciones para la seguridad y la prosperidad compartida, con libertad e igualdad.

El reto es definir y construir de manera integral y sin atajos el régimen político que reclama la democracia, su naturaleza institucional y su rol en el avance o en el retroceso. Lograrlo abriría un amplio periodo de certeza, paz, crecimiento económico, justicia social y seguridad. Para lograrlo necesitamos recordar nuestras historias como naciones y asumir que requerimos configurar un nuevo pacto social y de poder.

3.- NUEVAS FORMAS DE INTEGRACIÓN LATINOAMERICANA

A partir de los años noventa, dentro de un contexto de globalización creciente, los procesos de integración entre países de una misma región han tomado fuerza en el mundo y América latina no ha sido la excepción. En los últimos veinte años los países suramericanos y centroamericanos han consolidado una serie de esquemas de integración nacidos en décadas anteriores cómo son el MERCOSUR (Mercado Común del Sur), la CAN (Comunidad Andina de Naciones) y el SICA (Sistema de Integración Centroamericano) o han creado nuevos ejes de integración como el ALBA (Alternativa Bolivariana para América Latina), Unasur (Unión de Naciones Suramericanas). Existen más esquemas de integración en otras regiones como el CARICOM (Comunidad del Caribe) en el que 15 países caribeños avanzan en la creación de un mercado común

Estos conjuntos de naciones, fueron concebidos con un fin común como el desarrollo económico y social entre otros. América Latina y el Caribe ha entrado en un letargo económico motivado en gran medida por las circunstancias políticas.

Estos bloques enfrentan diversos desafíos regionales como son: seguridad, educación, pobreza, medio ambiente, que sólo se pueden resolver con políticas macroeconómicas conjuntas. Estas políticas permitirían reforzar la integración regional.

En este nuevo contexto de cambio América Latina está llamada a ser un importante actor global, pero antes debe consolidar su proceso de integración para potenciar su capacidad de competir económicamente con las nuevas potencias del siglo XXI en el mercado global, y así contar con una voz única y fuerte que le permita subscribir la agenda global en construcción, ser factor en la reforma del sistema político internacional y contribuir a definir su nueva institucionalidad económica, política y social en condiciones simétricas.

La gobernanza mundial reclama cada vez más procesos de federalización o confederalización de Estados-Nación que, en su unión, repongan en la política pública el comando de los procesos globales, hoy en manos de la decisión financiera corporativa. Lejos de seguir debilitando al Estado–Nación, lo estratégico es fortalecerlo

democráticamente y propiciar cada vez mayores sinergias de inter-asociación continental. Otra mundialización es posible, pero se requiere restituir la función del Estado-Nación.

América Latina ha avanzado mucho en su integración sobre todo a través de acuerdos regionales de carácter comercial, pero es necesario ir más allá. Las condiciones existen y la voluntad también, ahora hay que trabajar más en el sustrato ideológico y político del mismo que, como en todo proceso de ese tipo, es quien puede explicar a cada momento de su evolución y contribuir a darle rumbo. Es justamente en esas tareas donde organismos multilaterales como COPPPAL son actores de gran relevancia.

A través de la activa participación de los partidos políticos en COPPPAL la integración de América Latina y el Caribe, incluido Quebec, no sólo es necesaria, sino que también es posible, contamos con un marco macroeconómico homogéneo, sistemas políticos democráticos y marcos jurídicos relativamente homogéneos y concurrentes, capacidad de oferta al mercado mundial y amplio consenso sobre la conveniencia de hacerlo.

Es momento de definir agendas que deriven rutas de acción que vayan desbrozando el camino.

Para la COPPPAL sería de gran relevancia motivar a los partidos miembros a crear proyectos que motiven una nueva integración latinoamericana y caribeña con una nueva visión, tomando en cuenta la evolución política y social del momento.

4.- AGENDA DE LA PAZ

Crear una Agenda de la Paz con el objeto de difundir y promover en acciones específicas la cultura de la paz a nivel global y de manera específica en América Latina y el Caribe.

En este sentido, sería importante mantener una mirada constante y activa sobre el devenir de nuestro continente y otras partes de mundo, identificando fenómenos capaces de generar tensiones sociales y políticas para proponer soluciones que las moderen y conduzcan, acordes con los principios del multilateralismo, la cooperación internacional, la solidaridad y la tolerancia. De esta manera, suma sus esfuerzos al propósito de logar una eficaz gobernanza global, favorable a la paz, la justicia social, la democracia con libertad e igualdad, y el desarrollo incluyente, equitativo y ambientalmente sustentable de los pueblos.

Es necesario fortalecer y aprovechar los acuerdos comerciales intrarregionales logrados, para traducirlos en una red de desarrollo económico transfronterizo, capaz de atraer inversión productiva y hacer crecer infraestructura, energía, transporte, telecomunicaciones, agua y saneamiento.

Promover procesos que garanticen una mejor institucionalidad pública garante de los derechos humanos y que responda a las necesidades reales de la sociedad actual.

Comencemos por dialogar sobre migración y derechos humanos, sobre un combate a la desigualdad que supere el asistencialismo y garantice una base de justicia social igualitaria y un horizonte de oportunidades para todas y todos; hablemos de hacer del crecimiento de la clase media el mejor indicador de desarrollo social basado en la

igualdad de capacidades; conversemos acerca del desarrollo de la infraestructura que nos conecte mejor e incremente nuestra competitividad, con seguridad y apoyo a la pequeña y mediana empresa para entrelazar cadenas productivas.

Es hora de entrar a los grandes temas de la IV Revolución Industrial, determinada por la convergencia de tecnologías digitales, físicas y biológicas, que cambiará el mundo tal como lo conocemos.

La agenda de la paz, es la agenda de la transformación de América Latina y el Caribe. No habrá paz en la región, si los gobiernos no generan seguridad económica, desarrollo, así como estabilidad política y democrática en las sociedades que gobiernan, porque sólo se puede asegurar la paz cuando las personas no tienen miedo al hambre. Nuestras acciones deben estar vinculadas al desarrollo equitativo y sustentable de las personas, porque si esto no ocurre se corre el riesgo de producir perturbaciones en la sociedad que conducen a conflictos violentos.

 

Enlace permanente a este artículo: http://ellibertadorenlinea.com.ar/2018/10/23/copppal-exige-fin-de-persecucion-judicial-a-cristina-y-pide-por-la-libertad-de-los-presos-politicos-en-argentina/