Oct 15 2018

UNA VICTORIA MERECIDA: EL 33 ENCUENTRO SE CONVIRTIÓ EN PLURINACIONAL


Por Emilia Menéndez   ***

Fuimos otra vez el aluvión verde que inundó con consignas, banderas y la alegría de estar juntes los confines de Trelew, territorio ancestral Mapuche. Pero esta vez fue distinto a otros tantos Encuentros.

Sabíamos de antemano que íbamos desde los cuatro puntos cardinales del territorio a una parte del país donde los pueblos indígenas son los artífices de todo lo que allí viene ocurriendo desde hace más de 500 años, cuando llegaron “ellos”, los genocidas embarcados por orden de la Corona española, esa que aún sigue sojuzgando nacionalidades originarias como vascos y catalanes.

Es verdad que en esta ocasión, varios meses antes y mucho más acentuado en estos últimos días previos al Encuentro hubo lamentables tironeos con la Comisión Organizadora del Encuentro para que los pueblos originarios estuvieran en primera línea de las actividades planteadas. Sobre todo para que de una buena vez se saldara una deuda histórica y se proclamara la plurinacionalidad de la convocatoria.

Por esas cosas inexplicables que a veces complican las luchas comunes, o por falta de comprensión real de adonde estábamos yendo todas las que llegamos hasta esa Patagonia bravía, no se pudo lograr, antes del Encuentro, lo que con justicia reclamaban mujeres Mapuche, Diaguitas, guaraníes y un largo etcétera de naciones originarias. Pero las “instituciones” (incluso las populares) son una cosa muy distinta, generalmente, a lo que mandan los pueblos. Es por eso que la Plurinacionalidad surgió como un río correntoso que refresca con su caudal desbordado las entrañas de la Pacha Mama, y se hizo lo que había que hacer. En los cantos, en los discursos, en los talleres, en las marchas, en las wilphalas y banderas de cada pueblo flameando orgullosas, se proclamó que este 33 es el Encuentro Plurinacional de Mujeres, Lesbianas, Trans y Travestis. La decisión se ganó, como todas las victorias de nuestro pueblo en la calle, dejando de lado planteos mezquinos que solo sirven para dividirnos. Precisamente eso en estos momentos no nos lo podemos permitir, ya que enfrente tenemos un enemigo patriarcal (que jamás ha respetado nuestras decisiones de libre determinación), imperialista (que ha ocupado nuestros territorios y sigue destruyendo lo que nuestras ancestras tanto cuidaron y defendieron) y capitalista, que con su ambición de ganar más y más dinero, destruye nuestros bosques, deforesta, penetra con sus barrenos y explosivos en la minería a cielo abierto, practica el fracking, asesina a nuestros pueblos a tiros (como ocurriera con Santiago Maldonado, Rafael Nahuel y tantos otros y otras), o aplicando la represión carcelaria, como ocurre con Facundo Jones Huala, y los más de 30 Mapuche detenidos y acusados de infamias por el Gobierno chileno.
Lo dicho hermanas: somos plurinacionales y desde esa realidad vamos a seguir uniéndonos y luchando hasta vencer.

http://www.resumenlatinoamericano.org/2018/10/14/argentina-opinion-una-victoria-merecida-el-33-encuentro-se-convirtioen-plurinacional/

 

Enlace permanente a este artículo: http://ellibertadorenlinea.com.ar/2018/10/15/una-victoria-merecida-el-33-encuentro-se-convirtio-en-plurinacional/