Sep 27 2018

THOMAS, DE VIDO Y LA VENDETTA DE LAS PETROLERAS



Por Carlos Andrés Ortiz   ***

Entre otros muchos presos políticos de la CEOcracia neoliberal, es interesante analizar las motivaciones encubiertas que con alto índice de certeza seguramente están entre las causales reales de los “linchamientos mediáticos” y de los procedimientos de vejaciones que con claro espíritu de revancha se siguen perpetrando, enfocando en particular los casos de Oscar Thomas y Julio De Vido.

Para evaluar el tema con fundamentación, se requieren conocimientos de Historia Argentina, Energía, Economía y Geopolítica, así sea lo elemental de esta última ciencia.

Antecedentes históricos.

La historia Argentina muestra la ferocidad con la cual los poderes establecidos (el establishment), siempre subordinados a Gran Bretaña y sus socios, se ensañaron con cuantos gobernantes o funcionarios de altos rangos que cometieron las “osadías” de no ser dóciles, de afectar sus intereses, y ¡mucho peor aun! (¡¿?!), realizar claras acciones para sacar a Argentina del subdesarrollo y del rol de colonia dócil de los anglosajones y del poder financiero transnacional.
En su momento, al Ing. Carlos Cassaffousth y el médico y abogado Juan Bialet Massé, constructores del primer Dique San Roque, previa demoledora campaña de terror (que incluso había hecho entrar en pánico a Córdoba, al denunciar falazmente que el dique se estaba desmoronando), los encarcelaron un año, en una clara maniobra de vil venganza por montar una eficiente usina hidroeléctrica que aun hoy, remozada, presta servicios. Además que la presa permitió formar el Lago San Roque, que a su vez permitió el desarrollo de la ciudad turística de Villa Carlos Paz. ¡Pero la gente tiene poca memoria, no suele razonar y desconoce la historia! Por eso, muchos opinólogos de baja estofa, se regodean con los encarcelamientos políticos, y no ven los motivos reales subyacentes!

Entre otros muchos casos (*) Yrigoyen, derrocado, fue preso sin cargos concretos y su modesta casa destruida vandálicamente para buscar lingotes de oro (inexistentes)…pero había cometido “el delito” de crear YPF, que con Mosconi y Baldrich molestó mucho a las dos petroleras anglosajonas. Era el comienzo de la década infame (1930-1943).
Frondizi, derrocado, fue preso por largo tiempo sin cargos concretos. Había logrado el autoabastecimiento petrolero, por primera vez en la historia, favoreciendo nuestra Balanza de Pagos y afectando intereses de los importadores de combustibles. Además había implementado un plan de desarrollo, lo cual siempre molesta a los anglosajones y a los oligarcas locales.
María Estela Martínez de Perón, derrocada, fue presa sin cargos, por mucho tiempo. Había nacionalizado las bocas de expendio de naftas y lubricantes, terminando una operatoria financiera montada para favorecer a Shell y Esso.
Julio Carlos González, Secretario Legal y Técnico de Perón y M.E.M. de Perón, y artífice intelectual de la nacionalización de las estaciones de servicio, fue preso político durante todo el infame proceso.
El dirigente de Luz y Fuerza Oscar Smith, luego de haberle dicho a Videla que se opondría a los planes de Martínez De Hoz en el Sector Eléctrico (claramente perjudiciales para los Intereses Nacionales), fue secuestrado a las pocas cuadras de salir de la Casa Rosada. Es uno de los tantos “desaparecidos” (asesinados clandestinamente) del infame “proceso” cívico militar de 1976. Poco después Martínez De Hoz, directivo de la Ítalo y Ministro de Economía con el golpista Videla, concretó la compra por parte del Estado, de esa empresa generadora, a un valor muy por encima del real de sus vetustos activos; y luego sobrevendrían más negociados en contra de los Intereses Nacionales, en el mismo rubro energético.
No debe soslayarse que es una constante que los gobiernos liberales que nos impusieron a los argentinos (por las vías de golpes de Estado cívico – militares, por fraudes institucionalizados, o por engaños masivos con las presiones mediáticas) siempre han mostrado una gran “afinidad” con los intereses de las petroleras y gasíferas anglosajonas –en el macrismo directamente en el poder por medio de Aranguren y otros personeros de perfiles más bajos-; y por ello evidenciaron una total subordinación a los poderosos intereses relacionados con la generación termoeléctrica, la cual tiene al gas natural y al petróleo como insumos principales.

La “entente cordial” de liberales con petroleras – gasíferas anglosajonas, y sus asociadas las generadoras termoeléctricas, ha sido excluyentemente feroz contra toda alternativa de producción de electricidad que pudiera ser competencia molesta a las usinas devoradoras de hidrocarburos.

Por eso, con diversas artimañas de la más baja estofa, los gobiernos liberales que hemos padecido desde fines del siglo XIX hasta hoy, han impedido o demorado, o atacado arteramente a las usinas hidroeléctricas (usando ampliamente incluso acciones de desprestigio mediante sucias maniobras de difamaciones masivas). Sucede que las hidroeléctricas, con sus bajísimos costos de generación, nula contaminación y muy largas vidas útiles, son competencias insalvables para la costosa generación termoeléctrica.

En la segunda mitad del siglo XX, la energía nuclear pasó a ser otra de las tecnologías de generación eléctrica fuertemente atacada por los poderosos intereses vinculados con la generación termoeléctrica, el petróleo y el gas; sumándose a los violentos difamadores las ONGs ultra ecologistas transnacionales (básicamente británicas), las que con generosas billeteras y muy aceitadas campañas publicitarias lograron engatusar a muchos jóvenes “progres” –muchos de ellos odiadores seriales- de escasas capacidades de razonamiento y bajos niveles de conocimientos en la temática energética.

“Atrevimientos imperdonables” de Thomas y De Vido.

En el contexto previamente descripto, sólidamente fundamentado pero totalmente desconocido e incluso indescifrable para el común de la gente, se pueden entender con meridiana claridad que los encarcelamientos perpetrados contra Thomas, De Vido y algunos de sus colaboradores directos, como el Ing. Baratta, tienen el claro perfil de “vendettas” de los poderosos intereses relacionados a la generación termoeléctrica, y sus vinculados intereses más poderosos aun, de las petroleras y gasíferas transnacionales anglosajonas, más sus asociados menores locales.

Durante su prolongada gestión como Ministro de Planificación, Julio De Vido, junto con Oscar Thomas como Director Ejecutivo del Ente Binacional Yacyretá, impulsaron activamente la exitosa terminación de la hidroeléctrica binacional Yacyretá, obra largamente paralizada adrede y por inoperancia manifiesta, de los precedentes gobiernos de orientaciones claramente neoliberales.

La finalización de Yacyretá significó un cuantioso ahorro de combustibles fósiles y consecuentes ahorros de divisas y ambientales, al generar a plena capacidad, aumentándose la Potencia Disponible, y consecuentemente la
Generación Anual, en aproximadamente 40 %, sustituyéndose a la cara y muy contaminante generación termoeléctrica.
Además, se cortó de cuajo la intención que “bajo el poncho” tenían preparados los sectores vinculados a la generación termoeléctrica, con sus nuevos asociados del terrorismo ecologista, para difamar a Yacyretá, y con ello a todas las hidroeléctricas, ante la supuesta “imposibilidad” de terminar la obra, y con ello acelerar los deterioros de las turbinas que eran consecuencia de sus usos indebidos, por debajo del nivel operativo para el cual fueron diseñadas. Esa utilización con un pelo de agua (nivel de embalse) varios metros de menos, provocaba el fenómeno de cavitación, el cual destruye aceleradamente los álabes (paletas) de las turbinas.

Son de recordar las múltiples campañas de difamaciones, que las ONGs ultra ecologistas, así como fanáticos y mercenarios del ultra ecologismo, durante años perpetraron contra la Central Hidroeléctrica Yacyretá, todas esas campañas demostradamente falaces y maliciosas.

Entre esas campañas, las “denuncias” de derrames subterráneos al Iberá –demostradamente falsas-; las campañas según las cuales nos llenaríamos de plagas y pestes –que no ocurrieron, y en cambio mejoró el nivel de vida de la población en sus entornos, por caso terminando con el cíclico problema de las inundaciones, además del salto cualitativo de nuestro entorno transformando positivamente nuestras ciudades-; y la delirante “denuncia” de un ingeniero agrónomo (¿qué puede saber de estructuras de cemento armado???) y activista del ecologismo cavernario, que afirmó demencialmente que la gigantesca obra estaba cercana al colapso, personaje complicado que después de esa impresentable actitud se llamó al silencio total.
Pero Thomas y De Vido iban mucho más allá en sus “atrevimientos” perjudiciales a los cerrados intereses de las usinas termoeléctricas, pues en base a los conocimientos, experiencia y planteles profesionales de Yacyretá, se estaba trabajando para concretar la Central Añá Cuá (en el vertedero de la central), además de los grandes proyectos de Garabí, Panambí y Corpus, los que de concretarse convertirán a Misiones y norte de Corrientes en el mayor polo de generación hidroeléctrica de Argentina, en sociedades con Paraguay y Brasil.

Más aun, la gestión de Thomas había cambiado el enfoque regional de Yacyretá, pues de una simple mega central hidroeléctrica, había pasado a ser el gran polo inductor del desarrollo de su contexto, siguiendo en eso el positivo ejemplo que Brasil implementó en Itaipú, en Itá y otras grandes hidroeléctricas, que con ese enfoque se integraron positiva y fuertemente a sus entornos.

Pruebas de ellos son las grandes costaneras construidas en Posadas, Encarnación y otras localidades cercanas: la activación del tren de pasajeros que vincula Garupá y Posadas (Argentina) con Encarnación (Paraguay); las obras de extensiones de redes de agua potable, cloacas y pavimentaciones en las zonas vinculadas; las construcciones de autovías en la Ruta 12 y la Ruta 105, parcialmente concretadas y que estaban en claros avances, frenados con la irrupción neoliberal; centros culturales, etc.

Pero el caso de Julio De Vido es “más grave” aun, pues en su gestión se terminó Atucha 2, central nuclear paralizada por presiones del establishment, durante 22 años; se fortaleció el accionar del Sector Nuclear (CNEA, INVAP y otros entes vinculados, aumentándose el presupuesto en 1.100 %); se reactivo en notable proyecto CAREM, de muy avanzada tecnología de centrales modulares; se planificaron tres grandes centrales nucleares más, dos con asistencia tecnológica y financiera de China, y una de Rusia, la primera de las cuales se había comenzado a construir; se licitaron las dos grandes hidroeléctricas en el Río Santa Cruz, con financiación china; se estaba terminando la Central Carbonífera de Río Turbio, de gran importancia energética y geopolítica; se había acordado con Rusia la financiación de la gran hidroeléctrica Chihuido 1; todos esos proyectos en marcha paralizados por la destructiva gestión neoliberal del macrismo; se interconectaron todas las provincias mediante redes eléctricas de alta tensión; se estaba construyendo el GASNEA (recientemente abortado, con valiosas inversiones abandonadas en la actual gestión); y el listado podría seguir.

Como perlita adicional y no menor, trascendió que De Vido fue un fuerte opositor a la iniciativa del Grupo Macri, durante la presidencia de N. Kirchner, de dar por terminado el viejo y abultado litigio por el Correo Argentino, del que el Grupo Macri pretendía pagar solamente un ínfimo porcentaje de la deuda acumulada. Por ese mismo tema, Macri pretendió autocondonarse la deuda a comienzos de su presidencia, lo cual no pudo hacer por el tremendo escándalo público suscitado al trascender periodísticamente la burda e impresentable iniciativa.

La antigeopolítica macrista.

Los muy favorables acuerdos estratégicos que Argentina había logrado concretar con China y Rusia, fueron de hecho anulados por el accionar del neoliberalismo hoy en el gobierno, el cual nos subordinó totalmente a los dictados de la plutocracia transnacional (lo cual fue refrendado con la sumisión al FMI), mega finanzas que operan asociadas a las Potencias Atlantistas, las cuales alientan y festejan la vuelta de Argentina al corral de las colonias dóciles totalmente subordinadas a sus dictados neocolonialistas.

No es casual que mientras internamente crece el repudio popular al impresentable gobierno neoliberal que nos destruye adrede, el presidente recibe felicitaciones y condecoraciones de los capitostes del poder financiero transnacional, poder que succiona nuestras riquezas al exterior, mientras alienta la destrucción social, política y económica de Argentina.
En ese contexto geopolítico de disolución nacional, no puede sorprender que arrecien los vengativos ataques contra quienes accionaron para sacarnos del subdesarrollo crónico, mediante la concreción de obras de infraestructura de enormes importancias estratégicas, incompatibles con el rol de colonia miserable y dócil a la cual nos llevan a los empujones.

Reflexiones finales.

Los datos expuestos son fehacientes, y las evaluaciones de las motivaciones reales, como sucede en muchos análisis sociales (históricos, económicos, etc.), se pueden fundamentar en conjuntos de evidencias, avaladas por hechos históricos que marcan una línea de continuidad.

El accionar destructivo del actual gobierno nacional, es demostrativo que de mínima nos quieren hacer volver al feudalismo campero del siglo XIX, y de máxima, concretar la desaparición de Argentina, operando una versión remozada y aumentada del siniestro Plan Morgenthau.

De ahí la ferocidad de las persecuciones políticas, las que claramente buscan impedir el fuerte posicionamiento político de CFK, hoy la principal opositora de la CEOcracia neoliberal en el poder; por lo que evidentemente buscan fabricar motivos para encarcelarla, previa denostación de sus ex colaboradores principales.

(*) Este y otros antecedentes, expuestos en el libro “Tormentosa Argentina”, disponible en el blog http://caoenergia.blogspot.com/

Carlos Andrés Ortiz

Analista de Temas Económicos y Geopolíticos

Enlace permanente a este artículo: http://ellibertadorenlinea.com.ar/2018/09/27/thomas-de-vido-y-la-vendetta-de-las-petroleras/