Jul 28 2018

LA RECORDADA ITA DE CAMPO VIERA, EMPORIO DEL TÉ



Por Misiones Tiene Historia   ***

El té, planta originaria del Asia, fue introducida en Misiones en el año 1925 por un colono ruso, quien empezó a cultivarla en cercanías de Tres Capones. Horacio Belástegui explica que la producción fue incentivada, luego, por la Estación Experimental de Loreto y que rápidamente se extendió su cultivo a Puerto Bemberg, Campo Viera y otras regiones de la provincia.

En esa misma época arribó al país Francisco Kühnlein, originario de Alemania. En 1939 comenzó a producir plantines de té en un vivero en Campo Viera y cuatro años después instaló el primer secadero en el pueblo. Gracias a un rápido desarrollo de la producción, este emprendimiento fue creciendo y en 1950 se transformó en la Sociedad Industrial Té Argentino SRL, conocida como ITA y cuyos propietarios fueron Francisco y su esposa Marta.

Luisa Kühnlein, nieta del creador de ITA, comentó en un reportaje que le hicieron para el diario El Territorio, que “con el dinero que trajo de allá (por Alemania) levantó la fábrica, con ayuda de unos parientes empezaron con esta actividad”. Para ello, continuó, “debieron tumbar la yerba mate natural que había en la zona para plantar el té”. Según sus recuerdos familiares, su abuelo “trajo la semilla y le dio a los colonos para que la planten en Campo Viera”.

De esta forma, ITA se convirtió en un emprendimiento privado, pero con un fuerte componente colectivo, al transformarse en la principal fuente de trabajo para los habitantes de Campo Viera. Con ese espíritu lo recuerda Rosi Peralta, hija de un trabajador de la planta industrial: “La empresa proveía casa tanto a los empleados estables de la fábrica como a los cosecheros de temporada. Don Francisco y doña Marta fueron dos personas generosas y muy queridas por sus empleados. Las navidades y fiesta de reyes, eran momentos en que los niños, hijos de empleados y obreros veíamos llegar a Papá Noel y a los Reyes Magos con juguetes para todos, no quedaba un solo niño sin su regalito. Allá donde había una madre, un niño enfermo, llegaba el médico o la enfermera enviada por doña Marta para atenderlos y proveerles la medicación que fuere necesaria. La mayoría de las casas estaban construidas en madera y formando grupos como pequeños barrios, en medio de la plantación de té. No faltaba la luz ni el agua corriente. En los alrededores de la fábrica estaba la casa de los dueños, las oficinas de administración, las casas de los empleados administrativos y un club donde los fines de semana se reunían las familias. Recuerdo en particular los bailes de año nuevo y de carnavales, en los que don Francisco contrataba orquestas de renombre, tanto de Buenos Aires como de Brasil y concurrían a esos bailes gente de Posadas, Oberá, Alem, Apóstoles e incluso importantes empresarios y gerentes de bancos de Buenos Aires. Con mis escasos 6 u 8 años, quedaba extasiada mirando el aterrizaje de los pequeños aviones o la entrada de suntuosos vehículos que transportaban a las personas importantes”.

Con el correr del tiempo, la empresa se transformó en ITA Agropecuaria Sociedad Anónima, mediante la incorporación de nuevos socios, en especial los hijos y sobrinos de Francisco y Marta. En los momentos de auge de la empresa tealera, llegó a producir 100.000 kilos de té por mes, dedicado, en su mayoría, a abastecer el mercado de Chile, en donde tenía una amplia porción del mercado. Entre 600 y 700 operarios trabajaban en esos momentos de auge. Durante un tiempo, ITA tuvo un local en Posadas, ubicado en Santiago del Estero y San Lorenzo, en donde hoy se encuentra un supermercado.

En la década de 1970, extendió sus exportaciones a Inglaterra e India, dos mercados de alto consumo de té. Para ello, comenzó a empaquetar bajo el sello Té Sol, cuando antes se exportaba a granel o en cajas de madera de 1 y 3 kilos.

Al igual que tantas otras industrias en la Argentina, la década del ’90 y la adopción del neoliberalismo como política económica, desembocó en una profunda crisis que arrastró a ITA hacia la quiebra, ocurrida en 1992.

Fuentes

Amable, María, Dohmann, Karina y Rojas, Liliana, Hiostoria de la provincia de Misiones. Siglo XX, Posadas, Ediciones Montoya, 2008.

Belastegui, Horacio, Los colonos de Misiones, Posadas, Editorial Universitaria, 2006.

Gran atlas de Misiones, Posadas, IPEC, 2013.

Grupo en Facebook “Misiones del ayer”.

http://www.territoriodigital.com/notaimpresa.aspx?c=0932888566084969 del 21/06/2005


http://www.misionestienehistoria.com.ar/la-recordada-ita-de-campo-viera-emporio-del-t%C3%A9

Enlace permanente a este artículo: http://ellibertadorenlinea.com.ar/2018/07/28/la-recordada-ita-de-campo-viera-emporio-del-te/