«

»

Nov 07 2017

Imprimir esta Entrada

“QUIERE UN MUNDO SIN SINDICATOS”

Por Miguel Jorquera

Entrevista a Héctor Recalde sobre los anuncios del presidente Macri. El titular del bloque de Diputados del FpV-PJ dijo que el Gobierno “apunta a dejar en indefensión a los trabajadores”.

Héctor Recalde, presidente del bloque de diputados del FpV-PJ, afirmó que el presidente Mauricio Macri tiene “una veta antisindical manifiesta” y que su política “apunta a dejar en indefensión a muchos trabajadores” con el apoyo de “sindicatos que acuerden con el poder”.

Sostuvo que el proyecto de amnistiar judicialmente (en lo civil, laboral y económico) a los empresarios que blanqueen trabajadores va en el mismo camino que el blanqueo de capitales que –recordó– “benefició a familiares y amigos del Presidente” que cometieron “delitos” económicos. Recalde también criticó la modificación del ajuste del haber jubilatorio, la suba de la edad para acceder a ese beneficio y la baja de las contribuciones patronales, a las que calificó como la avanzada para reprivatizar el sistema previsional. “Me estremece. Pregunténle a Pichetto”, contestó cuando PáginaI12 le consultó si el PJ avalaría en el Senado al reemplazante de la procuradora Alejandra Gils Carbó, cuya renuncia el diputado asoció “al acoso político y judicial” del Gobierno.

–Macri se refirió a la cantidad de sindicatos que existe en al ámbito laboral, ¿a qué cree que apunta?

–Directamente atenta contra la actividad sindical. Si él les da prioridad a los sindicatos con personería gremial, que serían unos 1500, hay otros 1500 que tienen inscripción gremial simple y que podrían competir contra los otros. Apunta a dejar en indefensión a muchos trabajadores.

–¿Sería la única motivación?


–Igual descalificó a los sindicatos y los propios trabajadores: “tienen  que trabajar más”, les dijo. En el año 2000, Macri era el presidente del Correo Argentino y tuvo una práctica antisindical con los empleados jerárquicos, yo fui el abogado en el juicio, se lo gané y lo multaron a pagar ese mismo año unos 300 mil pesos al sindicato. Por más que ponga cara sonriente, tiene una concepción y una veta antisindical manifiesta. Macri quiere un mundo sin sindicatos.

–¿Sin sindicatos o con sindicatos que acuerden con el poder?


–Sindicatos que acuerden con el poder, por supuesto.
Él habló de tres mafias: la de la Justicia del trabajo, la sindical, y me dejó para el final, la de los abogados. No sólo volvió a la carga contra los laboralistas, sino que dijo que con los juicios obstaculizan la creación de empleo.
Si hubiera vocación para pleitear, en el país habría un piso de 4.650.000 juicios de trabajo, porque cada trabajador en negro tendría derecho a hacer un juicio por su condición laboral.

–El oficialismo enviaría al Congreso una ley de amnistía judicial para los empresarios que blanqueen a sus trabajadores en negro.

–El blanqueo laboral a los empresarios da una sensación a mal gusto, como pasó con el blanqueo general. Porque si bien hay una razón de Estado, nosotros pusimos varias objeciones a esa ley, el blanqueo lo que está perdonando como mínimo es el delito de evasión fiscal. Macri habla de la ética, pero cuando le preguntaron cómo es posible que su hermano (Gianfranco) haya blanqueado 620 millones de pesos y su amigo del alma (Nicolás Caputo) 460 millones, dijo que “es legal”. Y (Marcelo) Mindlin blanqueó exactamente el dinero con que compró Iecsa al primo hermano del Presidente (Angelo Calcaterra), hablando de ética y Odebrecht. Eso no es ni ético ni moral. Cada vez más delitos se van evidenciando.

–¿Cómo afecta a los trabajadores?


–Los trabajadores que están en negro no tienen obra social ni ART, ganan menos que el que está en blanco, no tienen vacaciones, aguinaldo ni días por enfermedad. A raíz de todas estas violaciones a sus derechos,
(Carlos) Menem sancionó una ley reparatoria (ley 24.013) con una indemnización agravada y lo hizo también la Alianza de (Fernando) De la Rúa (Ley 25.323) en el año 2000. Ahora lo que pretende el Gobierno es que los trabajadores en negro se jodan y que se pongan contentos de que los blanquearon, mientras que de su pasado laboral le niegan todo o una gran parte. Si esto es así, es anticonstitucional, porque la Constitución garantiza la progresividad de los derechos y la Ley de Contratos Laborales dice lo mismo. ¿Van a derogar las leyes de reparación de los derechos violados? ¿Lo va a convalidar el Congreso? Seis de cada diez ciudadanos votaron en contra de estas leyes de flexibilización.

–Desde el Gobierno reconocieron que modificarán la actual fórmula de reajuste jubilatorio por una que contemple sólo el costo de vida. ¿Qué opina?

–(Miguel) Fernández Pastor, un experto en jubilaciones, dijo que con esto se agravia a los jubilados, se le resta al reajuste y la Anses se ahorra 100 mil millones de pesos por año, que salen de los bolsillos de los trabajadores jubilados. Mientras, al Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) lo perjudican todos los días: Odebrecht compró de las acciones de Solvay Indupa, que tenía el FGS, a 3,42 pesos la acción y luego las vendió a 11 pesos. Antes esto se hacía en forma directa, pero acá participó un intermediario que se quedó con ganancias y que casualmente era propiedad de Caputo. De eso no se habla a pesar de que Macri también se refirió al “conflicto de intereses”.

–Aunque sin precisiones también se refirió a una reforma previsional, donde habría aumentos de la edad jubilatoria…

–Van a “premiar” al que aguante más tiempo laburando, sea hombre o mujer. Con lo que indirectamente están forzando un aumento de la edad jubilatoria: en lugar de los 60 años las mujeres, será a los 63 o 65; y el hombre en lugar de los 65 años, a los 67 o 70. Lo van a disimular, como suelen hacer. Toda una política contraria en un país como el nuestro que está sufriendo 2 dígitos de desempleo. Macri habla de crear empleo privado de calidad, que es exactamente lo que no logró este Gobierno, que lo hizo decrecer.


–Sobre los cambios tributarios…

–Ahí estamos de acuerdo en gravar la renta financiera. Aunque tenemos que revisar con cuidado el gravamen a los plazos fijos, porque canalizan el ahorro nacional y nos evitan el endeudamiento externo.

–También bajar las contribuciones patronales al sistema previsional…

–Eso desfinancia el sistema previsional, después van hacia la privatización. El ministro
(de Producción, Francisco) Cabrera dijo que había que privatizar el FGS.

–¿Cómo tomó la renuncia de la procuradora Gils Carbó?

–Con un dolor en el alma, por la persecución que sufrió esta mujer, digna, recta, proba. Se opuso a la fusión de Cablevisión con Multicanal, que nuestro gobierno estaba de acuerdo. Actuó con absoluta independencia, acercó la Procuración a la ciudadanía y fue atacada hasta el cansancio. Obviamente la afectó anímicamente. La declaración de inconstitucionalidad de la estabilidad de un órgano extrapoder, creado por la reforma constitucional del 94, también. Siempre consiguen un juez para estas cosas.

–¿Se refiere al fuero Contencioso Administrativo?

–El mismo fuero que quiso apoderarse de todos los juicios de accidentes de trabajo que tiene la Justicia laboral. Están al servicio de su majestad.

–El Gobierno afirma que igual modificarán la ley del Ministerio Público.

–Estas son las cosas que quiso evitar con su renuncia Gils Carbó.

–¿Considera que su procesamiento por la compra del edificio de la Procuración no tuvo nada que ver?

–Eso fue parte del acoso, indudablemente.

–¿Conoce si el Gobierno ya impulsó algún nombre para su reemplazo?

–No, ni quiero saber. Me estremece la idea.

–¿Cree que el PJ acompañará una propuesta del Gobierno en el Senado?

–Habría que preguntarle a
(presidente del bloque de senadores del FpV-PJ, Miguel) Pichetto.

 

Enlace permanente a este artículo: http://ellibertadorenlinea.com.ar/2017/11/07/quiere-un-mundo-sin-sindicatos/