«

»

Oct 12 2017

Imprimir esta Entrada

LA IMPLEMENTACIÓN DE LA DOCTRINA DE LA SEGURIDAD NACIONAL SIGUE ADELANTE

Por Red de Comunicadores del MERCOSUR

La situación no es nueva, pero hace muchos años que no la vivíamos. Quizás ocurrían fragmentos, hechos aislados, acciones dispersas, pero como parte de una estrategia tenemos que remitirnos a los años 74/75 y lo posterior, al golpe del 76.
 
Por ser tan lejano, hay muchas personas que no lo vivieron, que nunca nadie les contó pormenorizadamente los acontecimientos, sus causas y efectos y por lo tanto, no se puede defender lo que no se conoce y valora.

La Doctrina de la Seguridad Nacional no es un invento de gente perseguida o paranoica. Se pueden refrescar los conceptos y definiciones en un simple buscador de internet. Cuando nos sumergimos en sus alcances y realizamos el humano ejercicio de comparar, veremos las similitudes con lo que estamos empezando a vivir.

Su origen se remonta a los planes elaborados por la CIA, el Departamento de Estados y otras Agencias de Inteligencia de los Estados Unidos.https://es.wikipedia.org/wiki/Doctrina_de_seguridad_nacional en las décadas de los 60 y los 70.

En función a entender la historia como proceso, parece oportuno abordar los Documentos de Santa Fe I y II que prefiguran ya a principios de los 80 lo por venir y por sobre todo la estrategia de Estados Unidos para toda la región.

En su aplicación concreta la DSN necesita construir un grupo de personas u organizaciones a los cuales se les da la categoría de enemigo interno. Y a partir de allí, el aparato de seguridad del propio Estado o elementos parapoliciales/militares, avanzan en operaciones de tipo represivas. En el enlace que sugerimos, en sus últimos párrafos dice: “…Además la Doctrina propaga una visión amplia del enemigo: no sólo se consideran terroristas insurgentes a las personas armadas contra un gobierno determinado, sino también a las personas que propagan ideas en contra del concepto de la sociedad nacional que tiene el gobierno de EE. UU. Cuando se interpreta al enemigo insurgente de tal manera, se puede fácilmente ordenar a todo el mundo bajo esta definición. Además, los insurgentes son considerados subversivos, terroristas, traidores a la patria, etc., y por consiguiente no se los ve como Sujetos de Derecho. Por esto la Doctrina justifica utilizar los métodos violentos para tratar y eliminar al enemigo…”

Para instalar en el imaginario colectivo y en la cotidianeidad concreta los medios de comunicación juegan un rol decisivo.

Milagro Sala, los Mapuches, Santiago Maldonado y los estudiantes de CABA, entre otros,  vienen formando parte de un colectivo al cual se intenta encuadrar, explícitamente, en esa categorización.

La conjunción de medios y Estado quedó mucho más en evidencia cuando el diario Clarín, a través de uno de sus periodistas, puso en la agenda pública el listado de 562 personas a las cual el Presidente Mauricio Macri pondría en un cohete y los mandaría al espacio.

Dos comparaciones. Como advirtieran algunos ya, esta lista se parece en demasía a las que surgieron en el año 1974 –desde el primer semestre del mismo- y 1975 en donde la “Triple A” (Alianza Anticomunista Argentina) calificaba a distintas personas como enemigos de la patria y planteaba su eliminación. Lo segundo es ideológico y discursivo, referido al mandar a otro lado –un lugar indefinido- a personas que obstaculizan el proyecto político del actual gobierno nacional. En pocas palabras: su parecido con los argumentos de Videla refiriéndose a los desaparecidos en los años 76/77  son por lo menos inquietantes.

Esta estrategia de instalación de la Doctrina –reconociendo que con el correr de los años, la incorporación de nuevas tecnologías y la diferencia de contextos entre Dictaduras y Democracias, hay escenarios diferentes- necesita de lo que se denomina disciplinamiento social; es decir una serie de acciones en todo el territorio nacional, de diversa índole, que busca acotar y limitar a sus mínimas expresiones la protesta social y sindical básicamente, y generar las condiciones para aislar y reprimir a los sectores que –de una u otra manera- resisten o se oponen a las políticas vigentes o que se tratan de implementar.

Desde la Red de Comunicadores del MERCOSUR hemos advertido oportunamente, de esta situación y los hechos siguen produciéndose en dirección a lo planteado; es decir poner en marcha los mecanismos inherentes a la Doctrina de la Seguridad Nacional.

Además de explicar los contenidos y alcances de la misma en términos conceptuales es necesario explicitar a través de todos los medios y herramientas comunicacionales posibles, las consecuencias, no ya teóricas sino prácticas de lo que significó la implementación de esta política de dominación, no sólo en Argentina, sino también en todo el Continente Americano.

RED DE COMUNICADORES DEL MERCOSUR


Patria Grande, Octubre de 2017

Enlace permanente a este artículo: http://ellibertadorenlinea.com.ar/2017/10/12/la-implementacion-de-la-doctrina-de-la-seguridad-nacional-sigue-adelante/