«

»

Ago 19 2017

Imprimir esta Entrada

EL ÚLTIMO GRANADERO DE LA INDEPENDENCIA MURIÓ EN LA POBREZA Y ERA DE ESQUINA



Por José Antonio Moreyra

El último granadero de la Independencia terminó sus días en una estancia en las cercanías de Esquina. Se trata de Manuel Antonio Barrios y el dato lo revela un periódico del año 1888: “¿Quién creería -dice- que un soldado de San Martín viva como yo vivo, sin que la Patria por la que tanto peleé me socorra de algún modo”.

El último granadero de la Independencia de diferentes pueblos latinoamericanos terminó sus días en una estancia en las cercanías de Esquina, pero no teníamos conocimiento de ello. Según estudios realizados por el Licenciado Hugo Echavarría Seniquel en su trabajo “Los correntinos que integraron la gloriosa máquina”, parafraseando a Mitre y que fuera presentado en el Congreso provincial de Esquina en el año 2012, detalla una lista de correntinos granaderos cuyos nombres figuran en Valparaíso. Nos interesa en este caso, los esquinenses, y podemos citar gracias a su labor, al Alférez Manuel Benítez, el soldado Esteban Cardoso, Pedro Carreral, e ignoramos si han podido regresar.

Gracias a la paciente búsqueda y generosidad del amigo escritor e historiador, Ramón Orlando Mendoza, pude acceder a los archivos de un periódico goyano en formato tabloide que data de fines del Siglo XIX. Se denominaba “La Patria” y este ejemplar es de un 3 de febrero de 1888. El mencionado periódico salía dos veces por mes y además tenía corresponsales en distintas ciudades (Curuzú, Mercedes, Bella Vista, Esquina, entre otros). No tenía responsables, se editaba en forma anónima y los vecinos lo recibían por suscripción. Allí relata con precisión el comentario del corresponsal esquinense, también con seudónimo, que dice lo siguiente en una columna:

“Duerme en un cuero redondo y tiene por único abrigo restos, de lo que fuera un poncho”.

“Dice nuestro colega “Las cadenas”. El único correntino guerrero de la Independencia que sobrevive es MANUEL ANTONIO BARRIOS viejo de cerca de cien años, que por caridad está pasando los últimos días de su existencia en un miserable rancho de una pobrísima familia en el campo de Doña Marcelina Denis de Soto, ubicado en el departamento de Esquina. El veterano de nuestras guerras épicas carece de todo, absolutamente de todo. Duerme en un cuero redondo y tiene por único abrigo restos, de lo que fuera un poncho. Si la caridad le da el pan de cada día, come; de otro modo, le falta el alimento”.

“¿Quién creería -dice siempre- que un soldado de San Martín viva como yo vivo, sin que la Patria por la que tanto peleé me socorra de algún modo”. (Sic)
“Y el bravo de cien combates, llora. Manuel Antonio Barrios a pesar de sus años y miseria, conserva todavía regularmente fresca su memoria; y suele contar con orgullo y con entusiasmo, que hacen brillar sus pupilas, ya débiles, como escalaron Los Andes las tropas del gran Capitán de América, de cuyas filas era él, y como paseó de triunfo en triunfo el pabellón argentino desde Mendoza hasta Pichincha atravesando ríos y montañas, zurcando (sic) mares y redimiendo pueblos”.

“En nombre de la gratitud y veneración (sic) que debemos todos los obreros de nuestra independencia, pedimos al Gobierno de la Provincia que recoja esa reliquia de nuestro gran pasado para darle las comodidades necesarias, y reclamamos el concurso patriótico de toda la prensa de la provincia en el sentido de nuestra indicación”.

“Manuel Antonio Barrios no debe morir de miseria en la Patria que defendió con su brazo en los días clásicos de la guerra emancipadora”.

Sin dudas, esto constituye un acontecimiento que no basta con su hallazgo, desde él se van a desmadejar distintas situaciones para ubicar el lugar donde vivía, si fue reconocido y muchas cosas más que nos hagan conocerlo a Manuel Antonio Barrios, el último granadero correntino.

http://esquina365.com.ar/el-ultimo-granadero-de-la-independencia-murio-en-la-pobreza-y-era-de-esquina/

Enlace permanente a este artículo: http://ellibertadorenlinea.com.ar/2017/08/19/el-ultimo-granadero-de-la-independencia-murio-en-la-pobreza-y-era-de-esquina/