«

»

Jul 12 2017

Imprimir esta Entrada

Enfoques cooperativos; Hoy: Inmigración, cooperativismo y destinos.

Por José Yorg, el cooperario.
 
 
 
No juzgues cada día por lo que cosechas, sino por las semillas que plantas”. Robert Louis Stevenson
 
 
La imagen puede contener: una o varias personas, personas de pie, multitud y exterior
Indagar los orígenes de la cooperación argentina, según nuestro entender, es ante todo adentrarse y poner la vista sobre  la inmigración europea y el campo  de fines del siglo XIX. En una Argentina que se perfilaba como agro-exportadora, necesitada de mano de obra calificada pero barata y que lo aportarían, fundamentalmente, los españoles, italianos, alemanes, franceses y rusos, entre otros.
 
Los elementos que nos convocan en este artículo son los bagajes cultural e ideológico, de la organización, la solidaridad y la capacidad de lucha por un mejor vivir que trajeron en sus mentes y corazones aquellos inmigrantes, y que lo enseñarían con sus ejemplares faenas. Así se forjaron las primeras cooperativas.
 
Hoy no podemos evitar apuntar que el campo y la producción experimentan transformaciones, mutaciones en controversia que plantean constantemente debates, y que sobre el particular nos ilustra el Profesor e investigador del Conicet Alejandro Rofman:
 
*“Las cooperativas agropecuarias contemplan un tipo de explotación de agricultura con agricultores, fomentando el arraigo en el lugar de origen, donde la producción familiar es dominante, el predio está ocupado por el productor, quien también suele hacer otras actividades agrícolas para su subsistencia. Ese modelo se contrapone al modelo sojero, donde las empresas contratistas van a los campos vacíos, quizás sólo asistidos por puesteros, y siembran, cosechan y después se van”.
 
Aquellos inmigrantes debieron sortear también cierto tipo de discriminación y trabas a su accionar cooperativo, numerosas trabas y dificultades que todavía hoy limitan y cercenan ese accionar cooperativo, sobre todo en el espectro educativo escolar, en la vida socio-económica argentina.
 
En ese tren de cosas, *“Traigo a colación mi propia experiencia en la escuela primaria de la ciudad de Clorinda, Formosa, en la que sutilmente sufrí una doble y enmascarada discriminación en mi condición de hijo de alemán e hijo de paraguaya cuya cultura guaranítica me unía. Se me prohibió expresarme en el dulce idioma guaraní”.
 
Sin embargomuchos años después “En las campiñas formoseñas de raigambre guaranítica enseñé en ambos idiomas, con lo que confirmé la riqueza de tal método toda vez que los educandos se sintieron cómodos, alegres y muy predispuestos a mejorar sus expresiones lingüísticas, orales y escritas ya que no sentían la presión que generaba en ellos la prohibición de no expresarse en su cultura. Símil experiencia de estímulo cultural guaranítico vivencié en la Provincia de Corrientes”.
 
El encuentro con mi Supervisora Escolar Prof. Lina Friederich de Acuña en aquellos parajes rurales de mis  primeros años del ejercicio de la docencia, ocasión en que me alentó a conocer y enseñar cooperativismo escolar, emociones sin par, máxime cuando aún sonaba en mí el juramento a la asunción de la nacionalidad argentina en el mes de noviembre del año de 1982.
 
El cooperativismo concita amistad y estímulos fuertes como lo expresado por  Ángel Luis, Bigatti, contador, empresario y estudioso del desarrollo económico-social:
 
“Estimados amigos cooperativistas, los felicito una vez más y me alegran mucho los éxitos cosechados, producto de trabajar en una tierra árida, regada con el sudor  de la frente de todos Uds. El gran mérito de José Yorg se potenció porque fue capaz de haber organizado ese grupo humano que con dedicación y capacidad se dedicó por años a promover el cooperativismo en la sociedad, a través de la educación. Los valores de la superación personal y colectiva posibilitan saber, conocer, que es posible progresar con las herramientas de la voluntad, el conocimiento y la conformación de equipos humanos y materiales, sin que exista otra limitación que la ignorancia. Han transmitido fe y optimismo. Han logrado este reconocimiento social porque enfrentaron al desconocimiento y lo vencieron sin armas, en paz y con amor, con mucha dedicación y esfuerzo. Mi reconocimiento y apoyo. Un abrazo”. (2012).-    
 
La Argentina es, como dice en su canción León Gieco “Búsquenme en el país de la libertad” con lo cual está claro que inmigración, cooperativismo y destinos van tomados de la mano.
 
¡En la fraternidad, un abrazo cooperativo!
 

Enlace permanente a este artículo: http://ellibertadorenlinea.com.ar/2017/07/12/enfoques-cooperativos-hoy-inmigracion-cooperativismo-y-destinos/