«

»

Jun 13 2017

Imprimir esta Entrada

ARGENTINA ES ÁFRICA, MACRI NOS CEDE COMO CONEJILLOS DE INDIAS, A LOS LABORATORIOS

Por Norma Estela Ferreyra                                       

El encubrimiento, la conspiración y corrupción durante años rodearon el caso de los experimentos clínicos de Pfizer con el fármaco Trovan en el norte de Nigeria.

En el juicio contra la mayor multinacional farmacéutica del mundo surgió que el medicamento fue aplicado a los niños sin haber pasado previamente por las pruebas mínimas de control requeridas antes de ser usadas en humanos. Además, Pfizer no informó al gobierno ni a los padres de los pequeños que se trataba de un fármaco experimental, lo cual va en contra de los códigos internacionales vigentes. En otras palabras, estos niños africanos fueron los conejillos de indias del Trovan. Y sufrieron graves consecuencias en su salud y también, muertes

​.​

Estas revelaciones hasta lograron superar lo narrado por el británico John Le Carré en el libro El jardinero fiel (2001), ficción basada en esta historia y luego adaptada al cine (2005). Es que, como escribió Le Carré: “Al adentrarme en la jungla farmacéutica, llegué a la conclusión de que mi relato, comparado con la realidad, era tan inocuo como una postal de vacaciones”.

Aquí puedes leer su libro: http://tuslibros.bligoo.com.mx/media/users/34/1747301/files/659802/2000-el-jardinero-fiel.pdf (La película está disponible gratis en la web)

28 de Mayo del cte, Horacio Verbisky en Página 12, afirmaba: “ el 18 de abril, el presidente Mauricio Macri expresó: “Hemos tenido siempre una participación importante en investigación farmacológica-clínica que genera trabajo, mucho trabajo de calidad en nuestro país, y veníamos perdiendo peso relativo en la investigación mundial… Y ayer se nos planteó que si nosotros mejorábamos el funcionamiento del Estado, en este caso el Anmat, ese nivel de inversión se podía triplicar, y estamos hablando de pasar de 3 mil, 4 mil millones de pesos, a más de 12 mil millones de pesos. Pero lo más importante es que podemos multiplicar por seis la generación de empleo, estamos hablando de miles de puestos de trabajo de altísima calidad ¿Y todo con qué? Con que el Anmat deje de tardar para aprobar un estudio clínico 160 días hábiles. Y trabajando en conjunto el Anmat se ha comprometido a tardar menos de 70 días hábiles, y si no logran esos 70 días tiene aprobación automática esta investigación clínica…..”   Digo: ¿Qué más quieren? Los conejillos, se pagan bien.

Y el periodista añade: “El 26 de abril, este anuncio se complementó con la disposición 4008, que modificó el Régimen de Buena Práctica Clínica para Estudios de Farmacología Clínica, que regulaba la disposición 6677 de 2010. Esa resolución menciona plazos distintos a los anunciados por Macrì.. Lo que decía la disposición ahora modificada era que una vez presentada la documentación, Anmat tenía 90 días hábiles para expedirse, plazo que podía suspenderse ante observaciones o aclaraciones solicitadas. Noventa días hábiles son 120 corridos. Ahora se reducen a 60, que serían 80 corridos. Además de la aprobación tácita, la disposición establece que el plazo se reducirá a 45 días en caso de medicamentos aprobados en Estados Unidos, Japón, Suecia, Suiza, Israel, Canadá, Austria, Alemania, Francia, Gran Bretaña, Holanda, Bélgica, Dinamarca, España e Italia, o en los países reconocidos como autoridad reguladora nacional por la Organización Panamericana de la Salud… ”

Y Verbisky continúa: “El médico y filósofo de la ciencia Juan Carlos Tealdi , especialista en bioética, explica que el menor lapso es una concesión a las exigencias puramente mercantiles de la industria. Supuestamente se dirige a producir un “bien social” como es el medicamento, pero según aumenta el tamaño del mercado “más personas que pasen a ser objetos de investigación. Esa industria sólo se detiene a ver a esas personas como sujeto de derechos, si se lo exigen la legislación y las políticas públicas. “Si la industria multinacional llegara a invertir y dar trabajo, lo haría para realizar más experimentos, registrar más medicamentos, y obtener más ganancias. Y eso exige multiplicar por miles a las personas con las que se prueban esas drogas. El problema es que estas pruebas cada día ofrecen menores beneficios y mayores riesgos. Y la nueva norma no da garantía alguna de una mayor protección de los derechos fundamentales de las personas a incluir en esos ensayos. El tiempo de la ética es distinto al del mercado”. Tealdi toma como referencia 11 estudios realizados, con una media de 133 pacientes cada uno. Desde que asumió Macrì, según la Anmat se han iniciado o cerrado 154 estudios experimentales. De aplicarse aquel promedio “debemos pensar que se han incorporado 20.482 pacientes en los 500 días correspondientes”. Y pregunta: ¿Cuántos miles de pacientes se sumarían de consumarse la fantasía anunciada? ¿Cuántos miles de riesgos para la vida, la integridad y la salud de esos pacientes se sumarían?”

Para la industria, menor plazo de investigación implica acceso más rápido de un producto al mercado. Es decir, acortar el tiempo de inversión y adelantar el de sus réditos. La industria farmacéutica internacional busca desplazar las investigaciones a los países con menos controles y exigencias. Reducir el tiempo para autorizar el lanzamiento de un nuevo medicamento procura mostrar a esos gigantes, que en la Argentina se aprueba un estudio en menos tiempo que Chile, Brasil, México o Centroamérica, concebidos como competidores, y así atraer la mítica “lluvia de inversiones”. Hace diez días, la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció que los principales financiadores de la investigación y las ONG internacionales aplicarán las normas de la OMS “sobre divulgación de los resultados de los ensayos clínicos”. La Declaración Conjunta sobre Información Pública de Resultados de Ensayos Clínicos, firmada el 18 de mayo por once organismos, destacó la cuestión más importante para actualizar y agilizar las investigaciones sin faltar al respeto de los derechos de las personas: el acceso público oportuno a la información. Es decir, no atendiendo como la Anmat de Macrì a la conveniencia del mercado sino de las personas, que sin información veraz, clara, precisa y adecuada no podrían disponer sobre su propio cuerpo y consentir la disposición de sus derechos personalísimos. De acuerdo con la Declaración de la OMS los Estados deben desarrollar sistemas de monitoreo de los resultados de las investigaciones en salud y ponerlos al alcance del público. Cualquier fase de una investigación debe cargarse antes de su inicio en un registro al que el público acceda sin restricciones, según los estándares internacionales acordados por la OMS. De ese modo podrá evaluar los resultados sobre la salud de las personas de esas investigaciones, sus riesgos y beneficios. Sólo en conocimiento previo de esa información, los pacientes serán libres al decidir si participan o no en el experimento. Tealdi y un grupo de especialistas que trabajan desde hace tres décadas en bioética y derechos humanos para las investigaciones en salud, reclaman que Anmat derogue la Disposición 4008 y que en cambio cumpla con las normas de la OMS sobre divulgación pública de los resultados de investigaciones médicas y que se suspendan los experimentos en personas que no tienen capacidad para dar su consentimiento, como menores, pacientes con padecimiento mental sin lucidez ni comprensión, en emergencia o terapia intensiva. También postulan la creación de un consejo de expertos, independiente de los intereses mercantiles.” ( hasta aquí, parte de lo publicado en Página 12)
A lo ya dicho, voy a agregar, lo siguiente:

«Vaccination: The Hidden Truth» (1998) es un tremendo documental que nos muestra los horrores de la vacunación y lo hace de manera extremadamente informativa. Quince personas, incluyendo a la Dra. Viera Scheibner (PhD), cinco doctores médicos y otros investigadores, revelan lo que realmente ha pasado y está pasando en relación con las enfermedades y las vacunas. Además de descubrir esta relación directa, también desnudan la forma de como los gobiernos en complicidad con investigadores médicos a sueldo de los grandes laboratorios, han falseado datos y estadísticas, donde únicamente sobresaltan los “beneficios” de la vacunación masiva y su “noble” propósito. Mientras ocultan sus verdaderos y desastrosos efectos a lo largo de toda su historia sobre la salud de las personas y hasta de animales inyectados. Vacunas contra una determinada enfermedad que son las causantes de otras. Metales pesados y sumamente tóxicos para el organismo humano como ingredientes y conservantes existen en todas las vacunas. Como ser el Timerosal (50% de Mercurio) vinculado con el autismo, o el Aluminio relacionado con el Alzheimer, etc. Como es lógico, ante un tema tan manipulado desde los medios de información, hasta de la boca de los propios médicos y la industria farmacéutica, la ortodoxa y conservadora vacunación masiva es presentada como “milagrosa” o “mágica”, donde nuestra salud y la de nuestros hijos no corren “ningún riesgo”. Y de aparecer uno o varios casos con ciertos efectos secundarios severos por las vacunas, inmediatamente son relacionados a cualquier otro factor, menos al verdadero causante.

Se ha comprobado científicamente que los efectos de las vacunas pueden causar: * Muerte * Daño al sistema inmunológico * Enfermedades * Daño a la reproducción. Y un larguísimo etcétera ( en el link que sigue, en la parte escrita debajo del vídeo, que deberás ampliar adonde dice: ampliar más, veras muchos más en la parte final sobre casos acontecidos y documentados, sobre este tema.

No te prives de leer esto, por la salud de los seres que más quieres proteger:, o sea, tus hijos: https://www.youtube.com/watch?v=dGPYp0rsLNU&t=101s

Sobre lo que aquí se dice, tú puedes tener otros conceptos o preconceptos inculcados por tu médico de confianza, lo que será correcto, considerando que todas las personas podemos creer lo que nuestra mente, nos indica como cierto para cada uno de nosotros. De manera alguna, tengo la idea de influir en lo que quieras creer o no. Pero, admito que cuando tuve esta información, se produjo en mí, un antes y un después. Y pensé que todos teníamos derecho, a conocer esto y por ello lo publico. Por supuesto, tienes todos los derechos que te da la libertad, cuando analices todas estas posturas y puedes verificarlas, porque se trata de un tema muy serio e importante.

Otras fuentes: https://www.youtube.com/watch?v=L7Ti_XUpMT4&list=PL911FF669E7C7CAB8


normaef10@hotmail.com

Enlace permanente a este artículo: http://ellibertadorenlinea.com.ar/2017/06/13/argentina-es-africa-macri-nos-cede-como-conejillos-de-indias-a-los-laboratorios/