«

»

Mar 04 2013

Imprimir esta Entrada

BOLIVIA, CHILE, EL MAR Y LOS SOLDADOS

por Duber Luis Piñeiro GONZÁLEZ /////-.

La detención de tres soldados bolivianos por parte de los Carabineros de Chile, tras entrar a territorio de ese país sin darse cuenta, cuando perseguían a unos contrabandistas de autos, generó una de las peores crisis entre ambas naciones.bolivia-soldadossentados

Según el gobierno de La Paz, Chile utilizó a los soldados como rehenes políticos en represalia por la reivindicación de Bolivia de recuperar una salida al mar.

Los militares Alex Choque, de 20 años, Augusto Cárdenas (19) y José Luis Fernández (18) fueron detenidos por los Carabineros el pasado 25 de enero en el sector de Colchane, en la región de Tarapacá, a mil 987 kilómetros al norte de la capital chilena.

Este hecho se produjo un día antes de la participación del presidente Evo Morales en la Cumbre entre la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) y la Unión Europea (UE), y la primera reunión de la Celac, en Santiago de Chile.

En la capital chilena, Morales reiteró la centenaria demanda marítima boliviana y pidió el apoyo de la Celac.

Bolivia perdió 120 mil kilómetros cuadrados y 400 kilómetros de costa durante la guerra del Pacífico, que la enfrentó con Chile a finales del siglo XIX.

En 1904 ambos países firmaron un tratado que fijó la frontera y en 1978 cortaron relaciones diplomáticas, las cuales se mantienen mediante las vicecancillerías.

Los tres conscriptos fueron puestos en libertad el 1 de marzo, tras permanecer 35 días en territorio chileno, 32 de los cuales estuvieron detenidos en una cárcel de máxima seguridad, acusados de portar un arma de guerra y entrar al país vecino sin autorización.

Al siguiente día de su detención la ministra de Comunicación boliviana, Amanda Dávila, resaltó un comunicado oficial del Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile, que expresaba la predisposición de ese país para solucionar el incidente de manera rápida y expedita.

Esto quiere decir que ellos también están considerando que no es una cosa tan grave, señaló la ministra, quien en ese momento estaba en la capital chilena como parte de la delegación de Bolivia a las citadas cumbres.

Pero tras las intervenciones de Morales en los dos foros, la situación cambió para los conscriptos, quienes se vieron acusados y sujetos a posibles penas entre cinco y 20 años de cárcel.

El pasado 25 de febrero, un mes después de su detención, se efectuó la primera vista oral del caso en el Juzgado de Garantía de Pozo Almonte, al norte de Chile.

En esta, el ministerio público planteó suspender condicionalmente el procedimiento para Choque y Cárdenas bajo la condición de una salida inmediata del territorio chileno, con prohibición del ingreso a ese país en el periodo de un año.

Para Fernández, quien portaba un arma al momento de su detención, la fiscalía pidió una pena de tres años y un día de cárcel, en un juicio abreviado, pena que se sustituiría por la expulsión del país.

Tras el rechazo de los tres conscriptos, se determinó que fuesen sometidos a juicio, pero tres días después la fiscalía realizó una nueva oferta, consistente en la liberación de los soldados, sin ningún cargo, y con la sola condición de no ingresar al país en un año, la cual fue aprobada este 1 de marzo por el Juzgado de Garantía de Pozo Almonte.

Frente a la soberbia y a la prepotencia, la verdad se impone y esta liberación sin culpa, una liberación sin condena, es el triunfo de la dignidad del pueblo boliviano, manifestó el presidente Evo Morales durante un acto celebrado en la central ciudad de Cochabamba, unas horas después de conocerse la determinación del juzgado.

El ministro de Defensa, Rubén Saavedra, aseguró que la liberación sin culpa de los tres soldados se plasmó en la historia boliviana.

La verdad se impuso y tiene que ver con que el Estado boliviano actuó con serenidad y en apego a lo que dice el derecho internacional, destacó Saavedra al recibir a los soldados.

Por su parte, el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas de Bolivia, Edwin de la Fuente, apuntó que los tres militares son un ejemplo, no solamente para la institución castrense, sino para la sociedad en su conjunto.

Los tres conscriptos manifestaron su alegría y felicidad al lograr su libertad incondicional sin culpa en el Juzgado chileno de Pozo Almonte, tras la audiencia solicitada por la fiscalía de esa región y su abogado defensor.

Cientos de chilenos también aprobaron la solución del conflicto y manifestaron su respaldo al restablecimiento de las relaciones bilaterales.

Mientras tanto, el diputado por el Partido Comunista de Chile, Hugo Gutiérrez, destacó la inocencia de los tres soldados bolivianos y expresó su alegría por la liberación de los mismos.

Está clara su inocencia y estoy muy contento de que sea así por las relaciones diplomáticas y por el bienestar de los pueblos, manifestó Gutiérrez.

Tras la liberación de los militares, la ministra Dávila resaltó que las relaciones entre Bolivia y Chile están en punto muerto.

Entre tanto esté el presidente chileno Sebastián Piñera en el poder, no existe posibilidad de acercamiento ni de diálogo por las tensiones que se han producido, no de ahora, sino desde el momento en que llegó al Gobierno, afirmó Dávila.

Con el gobierno de Piñera es muy difícil que se vuelva a dialogar, pues lo ocurrido con los soldados, contrario a las normas internacionales, ha dañado demasiado al pueblo boliviano,
 destacó Dávila.

Según la ministra, existen heridas profundas entre los dos países y los pueblos sienten también eso.

Al mismo tiempo, lamentó la política de Piñera con respecto a Bolivia, distante a la de su antecesora, Michelle Bachelet.

Los gobiernos de Bachelet y Morales lograron el mayor acercamiento entre ambos países entre 2006 y 2009, al establecer una agenda bilateral de 13 puntos, que incorporó por primera vez en la historia la reivindicación marítima boliviana.

En Chile hay una gran discusión acerca de este error que cometió el Gobierno y muchos apoyan la demanda marítima, añadió Dávila.

El 23 de marzo de 2011, el presidente Evo Morales anunció la decisión de su Gobierno de llevar a tribunales internacionales la reivindicación marítima ante la falta de voluntad de Santiago para resolver ese conflicto.

 
Prensa Latina

Enlace permanente a este artículo: http://ellibertadorenlinea.com.ar/2013/03/04/bolivia-chile-el-mar-y-los-soldados/