DUHALDE Y SUS CARTAS EN LA MANGA

 

Sus compinches políticos, en especial Felipe Solá, trataron de convencerlo de lo riesgoso de la jugada, pero como el hombre es cabezón rechazó los consejos y se largó a discursear  contra viento y marea. En síntesis, insistió en que él es el único peronista de raza que sobrevive a la hecatombe del kirchnerismo y su regreso es más o menos comparable al histórico regreso de  Perón  en los años 70.

A Felipe Solá le molestan otros datos de esta nueva situación política, por ejemplo,  la excelente relación de Duhalde con Cleto Cobos, algo que alienta a los radicales empeñados en armar un frente radical-peronismo disidente. Una vez más, Duhalde demuestra que está políticamente vivo y con cartas seguras en su manga, una de las cuales se llama Coti Nosiglia, aunque el otrora poderoso jefe de la Junta Coordinadora nacional y puntal del alfonsinismo no come vidrio y si algo lo caracteriza es su capacidad a la hora de marginar a los piantavotos. Se dice que el puente que acerca a  los   cobistas con Duhalde es el gastronómico Luis Barrionuevo, un gran amigo del Coti.  Felipe Solá y Mauricio Macri son las principales víctimas del culebrón interno que desató Duhalde porque ambos se sienten presidenciables. Pero  es el ex gobernador bonaerense quien advierte  que él es el candidato mejor plantado para enfrentar a Kirchner. Dejando de lado, por ejemplo, que perdió en la primera rueda contra Fernando de la Rúa en 1999  y  accedió en 2002 a la Casa Rosada  por decisión de la Asamblea Bicameral, tras la crisis política y la sucesión de cuatro presidentes en pocos días…
¿El ex vicepresidente de Menem se anticipó  de manera imprudente al lanzar su candidatura a la presidencia? ¿Ese apuro responde a la necesidad que tiene de bloquear a los otros candidatos, en primer lugar a Mauricio Macri? Entre Macri,  Solá y De Narváez,  Duhalde es el que cuenta con una estructura interna (aparato) más sólida, en especial en el cordón bonaerense, que es donde se deciden los comicios. El gobernador Daniel Scioli –al que el oligarca Hugo Biocatti quiere “descabezar”—está viviendo días difíciles, incluido el rebrote de la inseguridad en su territorio  con amplia difusión mediática. Trascendió que en La Plata se habla de la probable conspiración de un sector del mando policial destinada –según hombres de confianza de Scioli— a promover un estado de convulsión social para  complicar la gobernabilidad de la provincia.
La situación está siendo analizada en el más alto nivel del PJ, con la activa participación del vicegobernador Alberto Balestrini. Se sabe que Scioli, Balestrini y operadores políticos de extrema confianza del oficialismo han mantenido varias reuniones en las oficinas porteñas del banco Provincia. Balestrini –ex jefe comunal de La Matanza, un partido clave a la hora de evaluar el poder potencial del PJ en el conurbano—se reúne permanentemente con jefes comunales del GBA. Su ultimo informe estuvo referido al encuentro de Balestrini con intendentes de la primera y tercera sección, durante la cual los intendentes aportaron información puntual de las andanzas de ciertos personajes cuya actividad principal es  agitar el avispero político y social… El vice  le contó a Scioli que los caciques del Gran Buenos Aires le habían transmitido “preocupación” por la complicada coyuntura provincial. Según el vicegobernador le comentaron que militantes  del PJ habían detectado ofrecimientos de 20 pesos en Las Catonas de Moreno, un barrio de monoblocks ubicado sobre la ruta 23, para que los vecinos organicen saqueos en las vísperas de la Navidad.
Duhalde sabe que uno de los elementos que pueden desestabilizar electoralmente a cualquier gobierno es la extensión del miedo en la sociedad, el clima de inseguridad incluso fogoneado desde cuevas donde sobreviven remanentes de los servicios de inteligencia que operaron y operan al servicio de los propósitos destituyentes. Y no se trata de un simple rumor de prensa. El teniente coronel del Ejército Esteban Milillo, vinculó ante la justicia al director del portal Seprin , Héctor Alderete, con la amenaza que recibió Cristina Kirchner mediante una interferencia  a la radio del helicóptero que la trasladaba.
Ante semejante situación Carlos Heller, integrante de un grupo de legisladores  de centro izquierda, expresó que el proyecto kirchnerista “es un piso  para ir  por más”. Por su parte,  el politólogo Atilio Borón subrayó que el 2010  encuentra al país ante un dilema: o la radicalización del rumbo del gobierno o una imparable restauración conservadora.

Luis Sicilia
El Libertador en Línea

Enlace permanente a este artículo: http://ellibertadorenlinea.com.ar/2009/12/28/duhalde-y-sus-cartas-en-la-manga/