ENERGÍA: ¿QUO VADIS MISIONES?

Las improvisaciones y acciones contradictorias fueron repetidas, en la Historia Energética de Misiones del último medio siglo (descripta sintéticamente en uno de mis libros), tachonada de casos de acciones oscilantes, sin objetivos permanentes o Grandes Políticas de Estado que reflejen las poderosas Ideas – Fuerza; que son características de los Estados y Provincias que marchan decididos en pos de la Grandeza y el Desarrollo Socio Económico.

Los déficits de electricidad de los ’60, por el abandono crónico por parte del Estado Nacional, motivó la convicción de concretar usinas hidroeléctricas en los “arroyos” (técnicamente ríos) interiores del territorio provincial, esfuerzos focalizados entonces en los “arroyos” Piray Guazú (grande) y Piray Miní (chico), que nacen en las altas serranías centrales y desaguan en el Paraná, rodeando a la ciudad de Eldorado. Esto parte del breve pero progresista gobierno del Dr. C. N. Ayrault (’59 al ’62) en adelante, que esbozó aprovechar el arroyo Garupá, condicionado en esos años por la falta de líneas de alta tensión.

Ya entonces los intereses de petroleras transnacionales e importadores de usinas termoeléctricas (a base de petróleo, gas o carbón), con ramificaciones en la Sec. de Energía de La Nación, se oponían con cierta sutileza a las lógicas aspiraciones de Misiones de contar con electricidad suficiente (para esos años) para impulsar el desarrollo socio económico provincial. La excusa que impidió esas hidroeléctricas (que hoy estarían totalmente pagadas y seguirían generando electricidad casi a costo cero y cero polución), era negar los avales que la provincia requería para lograr la financiación.

En parte fui testigo directo –ya en la segunda mitad de los ’70- del accionar de esos funcionarios tan hábiles para “poner palos en las ruedas” a los proyectos hidroeléctricos, y de ese modo “ganar tiempo” para que de apuro haya que aceptar nuevas “devoradoras de petróleo”, al emerger como “únicas alternativas viables” en el corto plazo. Algo similar a lo que le ocurrió al mal asesorado Gobierno Nacional, que ya con la crisis eléctrica encima, en 2006 tuvo que aceptar como mal menor impulsar las megas usinas térmicas de Campana y Timbúes (como para comprobar que la historia se repite, y que conocer  La Historia enseña a no cometer los mismos errores).

En los ‘60 –en la Gobernación del Capitán Montiel (épocas de Onganía)- se había firmado con Paraguay el convenio de provisión de energía hidroeléctrica de Acaray. Pude tener largas charlas con el ya fallecido Cap. Montiel, en las que me describió pormenores de esas fatigosas negociaciones, y no dudo de las buenas intenciones y en general correcta orientación impuesta a su gestión energética.

Paraguay comenzaba (años ’60) a explotar su enorme potencial hidroeléctrico, siendo Misiones el mercado consumidor para suplir la baja demanda interna inicial de la energía de Hidroeléctrica Acaray. A cambio, se financió el Sistema Interconectado Provincial (redes de alta y media tensión). Y Misiones dispuso de cinco años más para concretar una hidroeléctrica propia…que las presiones habituales, hicieron dilapidar. Eso favoreció a  importadores de usinas termoeléctricas, proveedores de repuestos, transportistas del combustible, etc.

En 1974 se acordó construir Yacyretá, dada la estratégica necesidad de sustitución de enormes cantidades de petróleo y/o gas. En la misma línea estratégica estuvo la inauguración de la central nuclear de Atucha I, también inaugurada en 1974, si bien ese es otro tema.

En los ’70, ante planteos de “más eficientes proyectos” de la Sec. de Energía de la Nación (maniobras elusivas, para obligarnos a seguir comprando usinas a petróleo), Misiones concretó varios proyectos hidroeléctricos, tres en el Piray Guazú, dos en el Piray Miní, y otro en el Urugua-Í; a los que se sumó un anteproyecto en el Garuhapé, solventado por la Cooperativa Eléctrica de Pto. Rico (Coop. de Luz y Fuerza de Lib. Gral. San Martín Ltda.), y otro par de anteproyectos en Arroyo Del Medio y Saltito (el 4).

Con el empuje del gran pionero, mi amigo Don Alejandro Orloff, se concretó parte de Complejo Saltito (tres pequeñas presas, con 1,2 MW), y “por esas cosas” se frenó el proyecto Saltito 3, ya del rentable orden de 4 MW.

En el Plan Energético Provincial de Misiones 1980 – 2000, los grupos pro térmicos (petroleros y vinculados) con criterios cortoplacistas neoliberales del “proceso”, lograron suplantar el Proyecto Hidroeléctrico de Piray Miní II, reemplazándolo por el primer Ciclo Combinado que importó argentina, de 60 MW. ¡Pero se logró aprobar Urugua-Í, aunque dilatando su construcción!

La base de esas acciones fue la Dir. Gral. de Electricidad, lastimosamente disuelta como una errónea medida del gobierno radical de 1983. Pero al mismo le cupo el mérito de comenzar la obra de la Central Hidroeléctrica de Urugua-Í, de 116 MW, la cual es vital para el sistema eléctrico de Misiones, con energía barata y libre de polución.

El abastecimiento de agua potable a las localidades de Libertad, Esperanza y Wanda, tiene lista la toma de agua, incluida en Urugua-Í pero no se concretó la planta de tratamiento “por esas cosas” inexplicables de APOS (Adm. Pcial. de Obras Sanitarias), hoy disuelta y “privatizada” (léase extranjerizada), pero esto es otra historia.

Yacyretá significó un cuarto de siglo de  inacción de Misiones respecto a involucrarse seriamente en la obra
, ¡hasta la interconexión se demoró! ¡25 años con esporádicas expresiones diluidas en la inacción y la falta de elemental fundamentación técnica! ¡Misiones y Corrientes carecieron –salvo excepciones- de dirigentes con grandeza de criterio y concepción geopolítica, para planificar e imponer medidas de profundas transformaciones estructurales! Tal vez –en Misiones– solo los ex gobernadores Alterach y Barrios Arrechea hayan entendido la magnitud del progreso que se pudo concretar, pero no hubo grandes avances. Otros hechos destacables fueron:

* Las micro centrales hidroeléctricas, completamente fuera de escala para autofinanciarse, fuera del contexto real, y que algunos “insólitos opinantes” presentan como alternativa respecto a Corpus, Garabí y Roncador. Esas microcentrales –todas desactivadas- con potencias de menos de 50 KW -¡sí, 0,05 MW, se afirma pueden reemplazar a gigantes de 1.600 MW en más! ¡¡¡Es que parecería que “Misiones da para todo”, y encima les aplauden!!!
* Al final de la gestión de Puerta, prácticamente por monedas se vendió el Ciclo Combinado, que operaba como reserva fría del sistema, argumentándose que “sobra potencia instalada”…pese a que hoy –ante la crisis eléctrica general- sería muy útil.
* En 1996, fogoneado por el ex gobernador Humada, con apoyo de todo el arco político, se consumó el impresentable mamarracho, que fue el plebiscito; mintiéndose y tergiversando datos –me remito a los diarios de esa época-, todo para consumar una pírrica “victoria” contra nadie, instalándose miedos irracionales a las hidroeléctricas…mientras prosigue el genocidio silencioso del subdesarrollo crónico.
* El “deporte preferido” de la dirigencia misionera, fue denigrar sin fundamentos –no obstante su probada eficacia y económico funcionamiento- a la Central Hidroeléctrica de Urugua-Í.
* La gestión de “Marijú” Alsogaray con su ladero principal y gestor, promovió y promocionó el ecologismo cavernario en Misiones, alagando y subsidiando a todo tipo de ONGs, así fuesen “sellos de goma”…pero dentro del “pensamiento políticamente correcto”: afín o al menos no contrario al neoliberalismo, antihidroeléctrico y antinuclear, “mirando para otro lado” respecto al riesgoso perfil hidrocarburífero  que iba teniendo la matriz energética argentina.

En el siguiente artículo se analizará la actualidad energética y sus proyecciones.

C.P.N. Carlos Andrés Ortiz (*)
El Libertador en Línea

(*) Ex Docente – Investigador de la Facultad de Ciencias Económicas (UNaM)
Especialista en Gestión de la Producción y Ambiente – F.I. UNaM
Tesista de la Maestría en Gestión de la Energía (UNLa – CNEA)
Docente de Economía – EN10
Docente de la Diplomatura en Geopolítica – ICM

Enlace permanente a este artículo: http://ellibertadorenlinea.com.ar/2009/09/01/energia-iquo-vadis-misiones/