Ago 08 2009

CLOSS: “CONFÍO EN EL PROYECTO NACIONAL”

Destacó que la Presidenta de la Nación, Cristina Fernández cumplió con la mayoría de los planteos que el gobierno misionero realizó. Hay reciprocidad de uno y otro lado. Closs fue tajante: “Confío en el proyecto nacional”*llevado por el gobierno de Cristina.

Lo que en un momento parecía un cortocircuito con el gobierno K, terminó
aclarándose tras la charla que Closs mantuvo con la Presidenta. Y era el proyecto de la represa de Garabí. Semanas atrás el gobernador andaba con el ceño fruncido a la hora de referirse a este emprendimiento. Por suerte el problema fue de interpretación. Tras el planteo del gobernador la Presidenta
convino una reunión con el Ministro de Planificación Julio De Vido quien* le dio todas las garantías que Nación tendrá en cuenta los pedidos de Misiones. Se convino además que Oscar Thomas, titular de la EBY oficie de nexo entre Nación y Provincia ante alguna novedad en el proyecto Garabí.”Ahora nos queda a nosotros discutir” que es lo mas conveniente a los intereses de los misioneros, indicó Closs.

Las finanzas de la provincia fue uno de los temas convocantes de esta rondade prensa. El mandatario provincial anunció un incremento de un 21% delpresupuesto respecto al año anterior. La masa dineraria que necesitaMisiones es de  5.144 millones de pesos. Ante el contexto de la crisis mundial “la menor recaudación nos lleva a contar con menos recursos”indicó, aunque aclaró que Misiones no tiene déficit. Destacó
que a pesar del difícil momento coyuntural la provincia priorizará la obra pública.Especialmente la construccción de viviendas para atenuar los
índices de desocupación. Adelantó que “tenemos que comenzar a considerar la posibilidad de futuros endeudamientos” aunque aclaró que el posible endeudamiento se hará para continuar con el ritmo de la obra pública, muy diferente a lo que se hizo en la década del 90. “Ahora estamos en un 60 por ciento cuando antes estábamos en un 200 por ciento” de endeudamiento.

En la actualidad la provincia tiene un pasivo de 3 mil millones. Y remarcó  que “no tenemos problemas financieros porque administramos bien
los gastos y porque hay una política de recaudación”.

El Libertador en Línea

Semejante cruzada la encabeza el núcleo duro que controla la principal producción agraria que se ha lanzado a la conquista del poder político por cualquier
vía.Son 4500 productores sojeros(el 6 porciento del total), que generan el 54 porciento de la soja.
Si se le suman otros 5.801 productores, se llega al 70 porciento de la producción de soja.
En la otra punta de la escala, casi 50.000 productores (el 67 porciento del total) producen el 13 porciento.

Según Ricardo Kirschbaum, jefe de redacción de Clarín, “la Mesa de Enlace marca el ritmo y
los tiempos de la oposición”
Héctor Huergo, director de Clarín Rural, asumido como portavoz del poder sojero, escribió inmediatamente después de los comicios del 28 de junio que el resultado electoral “es un triunfo contundente de la Argentina Verde y Competitiva. Ganó la soja.
Ganó el modelo del eje Rosario—Córdoba,el nuevo centro de gravedad de la economía argentina”.
“La sociedad –agrega Huergo—entiende que no se pueden atender las necesidades de los sectores postergados, representados por el eje Matanza-Riachuelo, expoliando al interior genuinamente productivo”. Huergo oculta la información puntual acerca del peso específico de cada sector productivo.
En 2008, el sector agrícola contribuyó con el 8.8 porciento del PBI frente al 19,7 generado por la industria manufacturera, que además — según la OIT– ocupa 20 veces más trabajadores.

De catecismos y pecados

Como lo explica el economista Eric Calcagno, no se trata de contaponer agro e industria (como lo hacen los patrones de estancia).
Nadie niega la importancia de la producción agrícola y ganadera, ni su potencial para contribuir al desarrollo del país.
Es necesario poner en marcha políticas para un desarrollo equilibrado y sustentable, tanto entre sectores económicos como dentro del propio sector agropecuario, donde debe evitarse el monocultivo y el deterioro de los suelos y del medio ambiente, cuestiones que a la patria sojera le importa un comino a la hora de acaparar en su totalidad la renta agraria.

Claro que no todas son rosas en el campo donde se dirimen las diferencias entre los sectores dominantes, más allá del papel omnipresente de los prohombres de la república que integran la Mesa de Enlace. Gracias a Dios, el hecho de que en realidad pelean exclusivamente por reivindicaciones sectoriales (y no de “la patria en su conjunto”, como grita Hugo Biolcati con el brazo derecho en alto) les impide –por ahora—avanzar a paso de infantería en la construcción
de un sólido bloque opositor, aunque las bases de ese acuerdo están siendo levantadas , incluso con la bendición del obispado, en especial de monseñor Jorge Casaretto, y de Eduardo Duhalde que, reza con su propio catecismo donde abundan los pecados.
En ese contexto, la Asociación Empresaria Argentina (AEA), que reúne a cincuenta líderes de las principales empresas del país encabezadas por la multinacional Techint, presentó su pliego de condiciones al gobierno, semejante al que esgrimen la Mesa de Enlace y la Unión Industrial Argentina (UIA).
Los jefes de AEA y la UIA le hicieron saber al gobierno la necesidad de corregir la política cambiaria (devaluar), y mantener “acotadas” las negociaciones salariales.

En todos sus documentos públicos –como el último, titulado “Movilizar las energías del sector privado”, el enfoque elegido por la entidad responde a un paradigma enfrentado al proyecto nacional que comenzara a edificarse en el 2003. La AEA adhiere a una doctrina librecambista extrema que reclama (al igual que al Mesa de Enlace) la eliminación de todo control e intervención pública en el conjunto de los mercados, una suerte de ¡Viva la Pepa! al servicio del capitalismo más despiadado.

El emboyeré partidario
Mientras que desde la vereda del progresismo variopinto se culpa a Kirchner por la derrota electoral del 28 de junio por haberse apoyado exclusivamente en el aparato del PJ en lugar de profundizar su proyecto transformador de la primera etapa, cierta dirigencia política busca afanosamente construir un bloque opositor al gobierno que incluya la “pata peronista”.

Cleto Cobos –uno de esos “pescadores de río revuelto”– sustenta casi públicamente la idea de que para gobernar hay que sumar dirigentes del movimiento fundado por el general Perón, razón por la cual ha dicho que su punto de vista “está en sintonía” con Francisco de Narváez, al que considera el mejor posicionado a la hora de suceder a Daniel Scioli en la provincia de Buenos Aires., un distrito electoral históricamente hostil al radicalismo, que representa el 37 por ciento del padrón nacional. A los radicales de Margarita Stolbizer y Gerardo Morales no les cae bien la posibilidad de asociar la UCR con el millonario colombiano y no precisamente por su supuesta filiación peronista. De Narváez se ha convertido así en una especie de niño mimado de los presidenciables en primer lugar Mauricio Macri y Carlos Reutemann, quienes deberán disputarse el respaldo del “colorado” si es que quieren llegar a la Casa Rosada.
Lo único que falta es que los muchachos de la Mesa de Enlace se declaren—sin ponerse colorados– “peronistas de la primera hora”.

FIN

Enlace permanente a este artículo: http://ellibertadorenlinea.com.ar/2009/08/08/closs-qconfio-en-el-proyecto-nacionalq/